La Habana.- Cuba confirmó este viernes 49 nuevos casos de COVID-19, lo que eleva el acumulado a 564 positivos hasta la fecha, en la que la isla anunció su mayor cifra de altas médicas y no reportó muertes, según el parte diario del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Los 49 contagiados fueron detectados entre las 1.298 pruebas PCR completadas la víspera -una cifra cercana al récord de 1.513 estudios anunciado ayer jueves- y suponen una disminución en relación con los confirmados en los dos días anteriores, en los que se anunciaron 61 y 58 infectados.

En la isla, que oficialmente se encuentra en la fase de trasmisión autóctona limitada del virus, se han realizado 12.023 test PCR, a los que se unen miles de pruebas rápidas que las autoridades sanitarias aplican para descartar posibles infecciones.

Los nuevos diagnosticados son cubanos entre los 7 y los 98 años. En todos los casos, excepto uno, se ha determinado que el origen del contagio fue por contacto con algún positivo ya diagnosticado.

De los 49 positivos, 26 se encontraban asintomáticos, lo que demuestra la necesidad de practicar el distanciamiento social y no esconder síntomas, insistió el director de Epidemiología del Minsap, Francisco Durán, en su comparecencia diaria en la televisión estatal cubana.

En hospitales de la isla hay seis pacientes en estado crítico y cinco graves, mientras que 485 enfermos presentan una evolución clínica estable y 24 fueron dados de alta, con lo que suman ya 51 los recuperados.

De momento 1.867 personas permanecen aisladas en instituciones sanitarias y otras 9.761 se mantienen confinadas de forma preventiva en sus hogares por presentar síntomas respiratorios o ser contactos de casos sospechosos.

El total de 564 casos positivos incluye 15 fallecidos, las altas médicas y un estadounidense y un canadiense evacuados a sus países de origen.

UN PAÍS SIN TRANSPORTE PÚBLICO

Aunque Cuba se mantiene oficialmente en fase pre-epidémica, la existencia de trasmisión autóctona limitada de COVID-19 ha hecho que el Ejecutivo de Miguel Díaz-Canel extreme medidas para contener el brote.

Ayer jueves el Gobierno anunció que paralizará el transporte público en todo el país a partir de mañana sábado, cerrará temporalmente los grandes centros comerciales y solo permitirá la venta de alimentos y artículos de aseo.

También precisó que garantizará algunos artículos esenciales a través de la cartilla de racionamiento que posee la gran mayoría de los hogares cubanos.

Cuba ya cerró escuelas, restringió actividades en sectores no imprescindibles, aplazó las pruebas de ingreso a la Educación Superior y suspendió eventos públicos como el tradicional desfile del Día de los Trabajadores del 1 de mayo, aunque aún no ha decretado confinamiento domiciliario obligatorio.

La isla también prohibió la entrada a extranjeros no residentes y blindó sus fronteras con muy contadas excepciones, si bien aún permanecen en el país 5.609 turistas extranjeros y 7.065 cubanos emigrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí