Ciudad del Vaticano.- El Vaticano ha recibido desde China un cargamento con ayuda sanitaria contra el coronavirus, en un gesto más de acercamiento entre ambos Estados, sin relaciones desde 1951, confirmó hoy el portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni.

La Farmacia Vaticana ha recibido material sanitario de la Cruz Roja de China y de la Hebei Jinde Charities Foundation como “expresión de solidaridad del pueblo chino y de la comunidad católica” ante la emergencia del coronavirus.

La Santa Sede ha expresado su agradecimiento por este “generoso gesto” de los obispos, fieles católicos, instituciones y ciudadanos de China, y ha asegurado “la estima y la oración” del papa Francisco.

En el pequeño Estado de la Ciudad del Vaticano se han confirmado por el momento ocho enfermos con la COVID-19, dos curados, uno ya dado de alta del hospital y en fase de curación, dos ingresados y tres asintomáticos pero aislados.

El papa se ha sometido a la prueba pero ha dado negativo, y para evitar su contagio se han tomado medidas de seguridad en línea con Italia, como misas sin fieles pero retransmitidas por internet.

La llegada de esta ayuda al Vaticano demuestra una vez más los contactos para seguir en el deshielo de las relaciones diplomáticas, rotas desde que Mao Zedong expulsó al nuncio apostólico y estableció la Iglesia Patriótica Católica dirigida por el Partido Comunista.

Cuando estalló la crisis del coronavirus en Wuhan, el Vaticano envió a China miles de mascarillas y el papa Francisco expresó su preocupación por el gigante asiático en varias ocasiones.

El Estado de la Ciudad del Vaticano y la República Popular de China firmaron en septiembre de 2018 un histórico acuerdo provisional sobre el nombramiento de obispos, principal motivo de conflicto entre los dos países.

Un pacto criticado por algunos católicos que durante años habían denunciado la represión gubernamental de los creyentes que se negaban a someterse a control comunista.

El pasado 14 de febrero se produjo un histórico encuentro entre el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, y el secretario vaticano para las relaciones con los Estados, monseñor Paul Richar Gallagher, en el marco de la Conferencia sobre Seguridad en Múnich (Alemania).

Los cancilleres renovaron “la voluntad de proseguir el diálogo institucional a nivel bilateral para favorecer la vida de la Iglesia católica y el bien del pueblo” chino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí