Fort Worth (Texas, EE.UU.).- El exguardabosques de los Vigilantes de Texas, Josh Hamilton, ha sido acusado de un delito grave de lesión a una niña, luego de que su hija adolescente lo acusó de golpearla.

Un gran jurado del Condado Tarrant acusó formalmente a Hamilton, de 38 años, el pasado lunes, de acuerdo a la información ofrecida este miércoles por varias fuentes periodísticas.

El expelotero se encuentra libre bajo fianza de 30.000 dólares después de que se entregó a las autoridades el pasado 30 de octubre.

En caso de ser declarado culpable se enfrenta una sentencia de prisión de entre dos a 10 años.

Según los abogados de Hamilton, éste es inocente del cargo que pesa en su contra.

Su hija de 14 años le dijo a su madre, la exesposa de Hamilton, que su padre la golpeó después de que se enfureció por un comentario de ella.

La hija de Hamilton le dijo a la policía que él se enfureció el 30 de septiembre, de acuerdo con una declaración jurada de un detective del Departamento de Policía de Keller.

Agregó que hizo un comentario a Hamilton que lo molestó, por lo que él le arrojó una botella llena de agua, golpeándola en el pecho, luego la maldijo y le gritó.

Agregó que su padre apartó la silla en la que ella estaba sentada y la tiró, rompiendo la silla.

No la golpeó, pero luego la agarró por los hombros y la levantó de la silla en la que estaba sentada. Ella cayó al suelo, y él la levantó, la cargó sobre su hombro y la llevó a su habitación.

En las mismas declaraciones, la niña dijo que en este momento le estaba diciendo a Hamilton: “Lo siento”.

Al llegar a la puerta de su habitación, arrojó a la adolescente a su cama, presionó su cara contra el colchón y comenzó a golpearle las piernas con la mano abierta y el puño cerrado, dijo la niña.

Explicó que después de que él terminó de golpearla, Hamilton le dijo: “Espero que vayas delante del juez y le digas que soy un padre terrible, así que no tengo que verte más y tú no tienes que venir a mi casa otra vez”.

Cuando salió de la habitación, Hamilton le dijo que recogiera sus cosas de la escuela. Cuando ella respondió que ya las había metido en el auto, él respondió: “Bueno, ¿no eres la niña perfecta”?

La carrera de Hamilton fue prácticamente destruida por la adicción a la cocaína y al alcohol.

Regresó al béisbol con los Rojos de Cincinnati e hizo su debut en las Grandes Ligas en el 2007, cuando bateó 19 cuadrangulares en 90 partidos antes de ser cambiado a los Vigilantes.

Formó parte de sus únicos dos equipos de la Serie Mundial (2010 y 2011) y fue un All-Star cinco temporadas seguidas.

Una exhibición impresionante en el Home Run Derby en el Yankee Stadium en el 2008 fue lo más destacado de su carrera, cuando el All-Star por primera vez lideró la Liga Americana con 130 carreras impulsadas y bateó .304 con 32 cuadrangulares en su primera temporada completa.

Pegó cuatro cuadrangulares en la Serie de Campeonato de la Liga Americana en el 2010 y tuvo un partido de cuatro jonrones en Baltimore en el 2012.

Hamilton dejó a los Vigilantes en la agencia libre, firmando un contrato de cinco temporadas por 125 millones de dólares con los Angelinos de Los Ángeles antes de la temporada del 2013.

Se estaba recuperando de una cirugía de hombro cuando los Angelinos lo regresaron a Texas en 2015 después de sus dos temporadas llenas de lesiones.

Jugó 50 partidos para los Vigilantes en el 2015, pero ya no regresó después de haber sido operado al menos tres veces.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí