Asunción.- El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, anunció este miércoles la extensión por una semana de la cuarentena establecida para hacer frente al COVID-19, que finalizaba el 12 de abril y que contempla entre otras medidas las restricciones de circulación para personas y vehículos las 24 horas del día.

“Vamos a prorrogar una semana más”, dijo el mandatario en un acto en una academia militar donde 72 paraguayos finalizaron una cuarentena de 15 días tras regresar del extranjero.

Abdo Benítez añadió que la cuarentena podría tener algunas “variaciones y excepciones”, pero que en líneas general mantendrá las mismas medidas decretadas para contener una expansión del coronavirus, que en Paraguay ha dejado cinco muertes y 119 casos confirmados.

El presidente, del conservador Partido Colorado, dijo que la prorroga se decidió atendiendo el análisis del ministro del Interior, Julio Mazzoleni, que se encontraba en el mismo acto, en la ciudad de Capiatá, afueras de Asunción.

El Ejecutivo anunció el pasado viernes un nuevo decreto endureciendo la cuarentena que ya estaba en vigor, y antes la preocupación causada por el incumplimiento de la misma observada esa semana, con un notable circulación de vehículos en el Gran Asunción.

El “aislamiento total”, como se refirió a la cuarentena el Ejecutivo, establece que los ciudadanos solo podrán salir de sus casas para adquirir alimentos, medicamentos o productos de limpieza, y salvo excepciones concretas en el sector laboral

Ello con la correspondiente justificación, que tendrá además carácter de declaración jurada.

Hasta la fecha hay en Paraguay más de un millar de imputados por incumplir la alerta sanitaria, incluidos tres congresistas, entre ellos una senadora que dio positivo tras asistir a la sesión del Senado del 1 de abril, que debido a ello fue clausurado hasta Semana Santa.

CONTENCIÓN

La estrategia del Gobierno pasa por una contención de los contagios ante el precario sistema de salud pública y mientras llegan nuevos insumos y equipos y se aumenta el número de camas de terapia intensiva en los hospitales.

También trabaja en el incremento de los test para detectar el coronavirus y con el objetivo de alcanzar el millar al día.

Si bien hay un consenso social sobre esas medidas, diferentes sectores advierten que el impacto económico del “aislamiento total” recae en el sector informal de los trabajadores, que representa alrededor del 70 % de la fuerza laboral del país.

El Gobierno encara ese impacto con la ley de emergencia decretada por Abdo Benítez, que contempla la petición de una línea de crédito de hasta 1.600 millones de dólares, que elevaría la deuda pública paraguaya al 27 % de su producto interno bruto.

La ley destina esos fondos a reforzar el sistema sanitario, hacer transferencias al Instituto de Previsión Social (IPS) y otorgar subsidios a trabajadores formales e informales, entre otras medidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí