Ginebra.- La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF), que está brindando un importante apoyo en la lucha contra el coronavirus en España, considera que todavía no hay una idea clara de su propagación fuera de los hospitales, en particular en las residencias de ancianos y en domicilios donde se está atendiendo a personas sintomáticas.

“No tenemos una idea clara de lo que está ocurriendo, de cuántos casos activos hay, ni dónde están”, sostuvo el coordinador médico de la misión de MSF para España, Luis Encinas, a través de una videoconferencia con los medios de prensa acreditados ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra.

Según el responsable, faltan test de diagnóstico y que el rastreo de los contactos todavía es incipiente, a pesar de ser “el pilar que nos permitirá controlar, reducir y superar esta crisis”.

Recordó que si bien España tiene el 0,6 % de la población mundial, en esta pandemia cuenta por el 20 % de muertes.

EVITAR EXCESO DE OPTIMISMO

Encinas invocó la necesidad de que haya una preparación “desde el punto de vista mental, logístico y organizativo para afrontar el peor escenario”, ya que esta es la única estrategia que permitirá anticiparse al virus.

Sobre la tendencia que se observa en España a una disminución de los nuevos casos diarios de coronavirus, el médico reconoció que es una noticia esperanzadora, pero que esto no indica que se está controlando la situación: “Para ello necesitamos tener una idea exacta de lo que está sucediendo en las residencias y en las casas”.

El representante de MSF indicó que uno de los datos vitales que se desconoce es el del número de trabajadores de la sanidad y personal en las residencias que se han contagiado, y enfatizó la necesidad de que se les presté la atención debida para evitar que pase de considerarlos como los héroes de esta batalla a sospechar de ellos como vectores del virus.

MUERTES DIGNAS

Una de las prioridades de MSF son los grupos más vulnerables, como los ancianos que “están muriendo solos en hospitales y residencia, sin la compañía de sus seres queridos”, señaló el médico.

Los familiares no están admitidos en los centros hospitalarios debido al riesgo de contagio, pero Encinas sostuvo que esto tiene soluciones, como quedó demostrado durante las dos últimas epidemias de ébola en Africa, que dejó lecciones sobre como podía preservarse la dignidad de los enfermos y garantizar entierros seguros.

“Los procedimientos deben permitir a los enfermos ser reconfortados al final de sus vidas. Tenemos que encontrar un equilibrio porque si solo nos centramos en la protección y nos negamos a hacer participar a la familia se genera una distancia y falta de apoyo a las decisiones que se toman”, explicó.

Concretamente, la organización propone que los enfermos en situación crítica y en cuidados paliativos puedan “tener un apoyo social mínimo, sin poner en riesgo a los familiares”, a quienes se podría ofrecer un espacio a cierta distancia, con elementos de protección y bajo supervisión para evitar riesgos”.

El médico explicó que la conversión de hoteles vacíos en espacios adaptados para acoger a ancianos con esperanza de vida limitada y donde estos pueden ser acompañados tanto por sus familiares como por personal médico “es un modelo que puede ser replicado en otros lugares”.

PREPARARSE PARA EL DESCONFINAMIENTO

Sobre la futura salida del estado de confinamiento y cómo debería procederse, el médico especializado en contextos de crisis dijo que para dar ese paso debe haber, ante todo “un cambio de mentalidad y de comportamiento de la gente”, que para entonces debe haber interiorizado el peligro del COVID-19 y las medidas de higiene a mantener, “y no solo en cuanto a lavarse las manos, sino también de higiene social”.

Además, el sistema de sanidad debe tener una capacidad suficiente de diagnóstico y debe haber claridad sobre cuanta gente ha desarrollado anticuerpos y cuántos se necesita que lo hagan para generar un cierto nivel de inmunidad en la sociedad. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí