Teherán.- Las autoridades iraníes siguen ampliando su capacidad hospitalaria para los contagiados de coronavirus como medida de prevención ante un posible agravamiento de la pandemia que, hasta este sábado, ha causado la muerte a 3.452 personas.

Según las cifras del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas se han confirmado 2.560 nuevos casos y 158 fallecimientos, lo que eleva el cómputo total a 55.743 contagiados, de los que 4.103 se encuentran en estado grave.

Asimismo, hasta este sábado, un total de 19.736 enfermos se han recuperado y han sido dados de alta de los hospitales que todavía no están saturados, según los responsables sanitarios.

El viceministro de Salud, Iraj Harirchí, dijo a Efe que, a diferencia de otros países, los médicos iraníes “en ningún momento han tenido que negarse a trasladar a los mayores de 70 años a las unidades de cuidados intensivos” y que ha habido ancianos que se han recuperado.

Pese a que la situación aparentemente no es crítica en los hospitales ni en las UCI, se están habilitando miles de camas adicionales en otros espacios como recintos feriales para ser usadas en caso necesario como centros de convalecencia.

Uno de estos centros ha sido instalado en el lujoso y enorme centro comercial Iran Mall de Teherán, donde en esta jornada se completó la primera fase del proyecto, que incluye un millar de camas.

Iran Mall había preparado la semana pasada 250 camas y hoy mostró otras 750. Por el momento, solo hay 25 enfermos ingresados pero, de ser necesario, la capacidad del centro es para 3.000 pacientes ya que prevén añadir más camas.

En su visita a este hospital, Harirchí explicó que, además de esta iniciativa privada de Iran Mall, las Fuerzas Armadas han preparado otras 10.000 camas.

“La inmensa mayoría de esas camas extras que hemos habilitado no han sido usadas, pero nosotros las necesitamos como prevención en la gestión de crisis”, subrayó.

El viceministro expresó su esperanza de que “nunca haga falta utilizarlas” e indicó que esto será posible si los ciudadanos respetan las pautas de higiene y el distanciamiento social.

“En la mayoría de la provincias, hemos pasado el nivel más alto (de la pandemia) y el proceso es descendente, pero eso no significa que reduzcamos nuestras medidas de control como el distanciamiento social y el aislamiento”, apostilló.

Otra de las claves para contener la pandemia es la capacidad de diagnóstico de la COVID-19, como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Al respecto, Harirchí destacó que ya han monitoreado por teléfono o internet el estado de salud de 69 millones de personas y que el país también “ha aumentado notablemente” la capacidad de realizar pruebas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.