Madrid,  (EFE).- En noviembre de 2018, Luis Eduardo Aute publicó su último disco, un recopilatorio de su gira por España y México, pero su último trabajo original había visto la luz un mes ante y unía dos de sus grandes pasiones, la música y la poesía, en un libro disco junto a Carlos Oroza.

Porque a Aute siempre le gustó Oroza, el poeta gallego de la oralidad, figura de culto en los setenta y aceptó poner voz y música a sus poemas “río”, un proyecto que se publicó en un libro disco, que sería su último trabajo de estudio.

Y es que el día antes de que a Aute le diera un infarto que le alejó de los escenarios, en agosto de 2016, el cantautor dejó un mensaje en el contestador de Javier Romero, el responsable de la editorial Elvira, diciendo que había terminado el disco.

Una editorial que había comprado todos los derechos de la obra de Carlos Oroza (Vivero, 1923 – Vigo, 2015) y que se convirtió en la albacea literaria de este poeta rebelde.

Aute y Oroza se conocieron en los años 70 en Madrid, cuando el poeta era un personaje de la bohemia, en lugares como el Café Gijón, y había escrito algunos de los mejores poemas contra Franco, sin nombrar al dictador como: “Prohíbido el paso”.

Después se perdieron la pista, pero ambos creadores se gustaban, como le hizo saber el propio Oroza a Javier Romero en 2014, cuando comentó a su editor, “tomando un café”, que le gustaría que fuera Aute el que pusiera voz y música a sus poemas.

En ese año, Romero le comentó a Aute la propuesta y éste, según relató el editor a Efe, la recibió con mucho agrado, porque pensaba que el poeta podía haber muerto, ya que había desaparecido, y no había vuelto a saber nada de él, como muchos otros pensaron. Y justo en ese año de 2014, Oroza volvió a estar presente porque recibió la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, “por su poesía libre y oral”.

También te podría interesar:   Alejandro Fernández & Marc Anthony participarán en Grammy Latinos

Juan Miguel Hernández León, presidente del Círculo de Bellas Artes, describió en ese momento al poeta como “mito ‘beatnik’ de la poesía española” y “uno de esos poetas llamados malditos o contraculturales”. “Huidizo y deslumbrante”.

Oroza falleció en 2015, a los 92 años, y el proyecto de disco libro estaba terminado en 2016. El trabajo de Aute, con Javier Monforte, quien le ayudó e hizo los arreglos de su estudio, estaba cerrado, con la voz introspectiva y susurrante del músico.

“Pero todo lo que teníamos planteado hacer con el libro disco, como organizar que su presentación fuera en Vigo con una exposición de pintura, se vino abajo”, subrayó el editor.

“Cuando contesté a la llamada que tenía de Aute en el contestador, ya me dijeron en su casa que le había dado un infarto”, añadió.

“Fue un trabajo muy difícil porque Eduardo estaba obsesionado con que no se cambiase el sentido de la poesía de Oroza, porque es filosofía pura, y el resultado es un disco que es cantado y rapeado con seis temas”, explicaba Romero.

Según el editor, el disco tiene “una unidad de principio a fin”. Aute “supo entender la poesía de Oroza desde el primer momento. Le costó arrancar porque era muy complicado porque tenía miedo de que se desvirtuara algo, siempre estaba buscando hacer algo nuevo y diferente y el resultado es un gran trabajo”, sostuvo Romero, quien aseguró que al poeta -que no vio terminado el disco- “le hubiera encantado.”

“Prohibido el paso”, “Evame”, “Blanquísima su presencia”, “Tal vez sea yo el error”, “Correr sin levantarme” y “El que oficia el poema” son los seis temas que forman el libro disco, que en realidad constituyen un extenso poema oral, una palabra río, un poema total.

También te podría interesar:   Iris Law vuela alto en el mundo de la moda

Fue su último trabajo, junto a ese recopilatorio “De la luz y la sombra”, y a su libro de poemas “El sexto animal”, que había aparecido dos años antes, en 2016.

Carmen Sigüenza

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.