Bruselas.- Unos 250.000 europeos todavía siguen varados en el extranjero mientras que más de 350.000 ya han podido ser repatriados durante la crisis del coronavirus, confirmó este viernes el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell.

“Hemos hecho grandes esfuerzos para repatriar a los europeos en el exterior y a nivel de coordinación consular”, indicó Borrell en una rueda de prensa virtual al término de una videoconferencia de los ministros de Exteriores de la UE, convocada para evaluar el impacto de la pandemia en esa zona.

La repatriación de los europeos que han quedado atrapados en terceros países (no de los que residen formalmente fuera de la Unión) fue uno de los principales asuntos que trataron los ministros.

Los países han cooperado para fletar aviones comerciales o militares que recojan a los ciudadanos europeos por todo el mundo, han garantizado derechos de aterrizaje, acceso de tránsito o la extensión de visados.

De todos los europeos repatriados, unos 10.000 lo han hecho a través del mecanismo de protección civil de la UE, utilizado como último recurso para traer a los europeos cuando no había ningún otro medio disponible, señaló Borrell.

Por otra parte, los ministros también abordaron hoy la necesidad de reforzar la cooperación internacional y la asistencia a terceros países para combatir la pandemia.

Borrell dijo que ante esta crisis la respuesta debe ser “global” y conceder “prioridad a los más vulnerables” como el continente africano, donde la pandemia “podría escapar de control muy rápido”.

“Tenemos que ayudar a África por nuestro propio interés, porque si la pandemia se extiende allí, podría volver a Europa”, apuntó.

Consideró que el coronavirus “ha creado de facto cierta tregua en muchos sitios” escenario de graves conflictos “con excepción de Libia”, y confió en que esa rebaja de la violencia “dure”.

Por otra parte, Borrell explicó que todos los Estados miembros expresaron su “preocupación” por el incremento de la desinformación durante la pandemia, e instaron a coordinar más los esfuerzos entre los Estados miembros y con plataformas de redes sociales para combatirla.

Sobre el nombramiento por el Consejo de la UE del exministro eslovaco Miroslav Lajcak como representante especial comunitario para el diálogo entre Serbia y Kosovo auspiciado por la Unión para que el país y su antigua provincia normalicen sus relaciones, Borrell mostró su confianza en que le “ayudará a dar la atención debida a este problema”, que consideró una “prioridad”.

“Es un asunto en el que deberíamos lograr mejorías. Quizá no podamos resolver el conflicto palestino-israelí, pero deberíamos ser capaces de resolver un problema que está en nuestra vecindad inmediata y afecta a un estado y a Kosovo, que no ha sido reconocido por todos los Estados miembros de la UE pero con quien tenemos acuerdos de cooperación para abrir al camino a Europa”, subrayó.

Sobre el trabajo que lleva a cabo con Turquía para aclarar los compromisos del acuerdo migratorio de 2016, por el que Ankara se comprometió a mantener en su territorio a demandantes de asilo a cambio de 6.000 millones de ayudas comunitarias, Borrell indicó que las conversaciones continúan.

“La relación con Turquía no puede limitarse únicamente al asunto migratorio, no solo es una cuestión de apoyo financiero por la presión migratoria que Turquía está soportando”, advirtió el jefe de la diplomacia comunitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.