México.- A un mes de la llegada del coronavirus a México, su Gobierno reportó este domingo un total de 993 casos confirmados de COVID-19, lo que supone un aumento de 145, o del 17,1 %, con respecto a los 848 del día anterior; además de 20 muertos, cuatro en las últimas 24 horas.

En su rueda de prensa diaria sobre datos de la pandemia, la Secretaría (ministerio) federal de Salud (SSa) informó de que 132 casos, el 13 % del total, eran comunitarios por carecer de antecedentes de importación, por lo que en México se mantiene la fase 2.

Las autoridades sanitarias mexicanas detallaron que el 58 % de los enfermos son hombres, un 14 % han requerido hospitalización y su edad promedio es se 41 años.

Este fin de semana también se registraron los contagios de más alto perfil político hasta ahora, al confirmarse los casos de los gobernadores del estados de Tabasco, Adán Augusto López, e Hidalgo, Omar Fayad.

También persisten 2.564 casos sospechosos que se someterán a una prueba confirmatoria en las próximas 24 horas.

Los 993 casos contabilizados hasta hoy representan más del triple de los 316 registrados hace apenas una semana, lo que implica un aumento de 677 enfermos.

Pese a este panorama, el Gobierno de México aún no prevé aplicar medidas drásticas adoptadas por otros países, como toques de queda forzosos, cierre de fronteras o restricción de movilidad interna, comentó Ricardo Cortés, director general de Promoción de la Salud de la SSa.

“¿Por qué no contemplar el uso de la fuerza pública para que la gente se quede en casa? Primero porque no estamos en un estado de excepción, seguimos y mantenemos la idea del respeto de los derechos humanos de todos y apelamos a la honestidad y franqueza de la gente”, argumentó en la rueda de prensa.

México registró su primer caso de COVID-19 hace 30 días. Afectó a un hombre de Ciudad de México que se recuperó tras su hospitalización en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Después de resistirse a adoptar políticas severas, el Gobierno mexicano declaró el martes pasado la fase 2 de la epidemia, lo que implica un programa llamado Jornada Nacional de Sana Distancia, que recomienda suspender actividades no esenciales en los sectores público y privado.

Incluso, el presidente del país Andrés Manuel López Obrador, exhortó este domingo a los ciudadanos a quedarse en su casa, apenas una semana después de publicar un video en Facebook en el que invitaba a la gente a salir a restaurantes y fondas.

“El coronavirus no es la peste, tenemos nada más que tener cuidado, cumplir con las recomendaciones, lo que nos están pidiendo los médicos, los especialistas, los científicos: la sana distancia, que estemos en nuestras casas”, expresó el mandatario en un video grabado en Culiacán, Sinaloa.

Aunque el presidente es cercano al gobernador de Tabasco, estado de donde él es originario, y estuvo en una rueda de prensa con el mandatario de Hidalgo el 18 de marzo, dijo que no se hará la prueba a menos que presente síntomas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here