Miami.- La cifra de enfermos de coronavirus en Florida aumentó de 830 a 1.007 este domingo, mientras que los casos mortales se mantienen en 13, según el segundo y último informe del día del Departamento de Salud estatal.

Miami Dade, con 227 casos, es el condado con más casos confirmados, seguidos de su vecino Broward, con 217, de acuerdo con un parte emitido ocho horas después del anterior.

El aumento de la capacidad de diagnóstico, con la adquisición de más kits de pruebas por parte del estado, la incorporación de laboratorios privados al análisis de las muestras y la instalación de centros móviles para detección de la enfermedad, han hecho que las cifras de casos confirmados aumenten rápidamente.

Se han realizado hasta ahora 11.270 pruebas de coronavirus en el estado, de las cuales faltan por conocerse el resultado de 933.

En los últimos días han surgido voces pidiendo al gobernador del estado, Ron DeSantis, que siga el ejemplo de California, Nueva York, Illinois y otros estados y obligue a la gente a permanecer en sus casas, pero hasta ahora no ha habido anuncios en ese sentido.

Sin embargo, este sábado DeSantis adelantó que se está barajando la idea de crear albergues para aislar a personas con síntomas o en riesgo de contagiarse, para lo cual se usarían centros de convenciones y hoteles.

En la ciudad de Miami, el alcalde de la ciudad, Francis Suárez, que está enfermo de coronavirus y aislado en su casa, dijo el viernes por la noche en varias entrevistas con medios que no se descarta tomar medidas más drásticas como la cuarentena obligatoria.

Hasta ahora en el condado de Miami-Dade no hay restricciones de movilidad aunque están cerrados todos los comercios que no sean esenciales.

Los restaurantes pueden hacer entregas a domicilio de comida o prepararlas para quien vaya a buscarlas al local y los hoteles y otro tipo de alojamientos transitorios están cerrados salvo excepciones, como las tripulaciones de compañías aéreas.

La última medida tomada en el condado de Miami Dade, que engloba populosas ciudades como Miami, Miami Beach, Coral Gables y Hialeah, ha sido el cierre de todas las marinas y las rampas para bajar botes al mar, con efecto inmediato.

El alcalde de Miami Dade, Carlos Giménez, mostró su “decepción” por las imágenes que muestran las concentraciones de embarcaciones recreativas en determinados puntos de la bahía de Vizcaya que van contra las medidas de distanciamiento social tomadas para contener la propagación del virus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí