Montevideo.- Uruguay suspendió desde este viernes la llegada de los vuelos de Europa, medida que ya fue anunciada el 15 de marzo por el Gobierno para luchar contra el coronavirus COVID-19, enfermedad que hasta este momento deja 94 afectados en el país.

Desde las 00.00 horas (03.00 GMT) de este viernes y durante 30 días, ninguna persona proveniente del Viejo Continente ni de las “zonas de alto riesgo” puede ingresar al país en vuelos comerciales o privados, según un comunicado emitido por la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (DINACIA).

Hasta el jueves, los uruguayos que se encontraban fuera y los extranjeros residentes en Uruguay pudieron retornar, y en el Aeropuerto Internacional de Carrasco, la principal terminal aérea del país, se entregaron unos 10.000 formularios de ingreso desde el 14 de marzo, según indicaron a Efe fuentes del Ministerio del Interior.

De acuerdo con esto, los llegados desde China, Corea del Sur, Japón, Singapur, Irán, Italia, España, Francia, Alemania y Estados Unidos deben cumplir cuarentena obligatoria.

Respecto a los viajes provenientes del país norteamericano, los vuelos de American Airlines están suspendidos desde hace 48 horas.

Al igual que esta, otras aerolíneas que dejaron de operar en el país por esta crisis, según indicaron a Efe fuentes del Aeropuerto Internacional de Carrasco, son Iberia, AirEuropa, LATAM desde Perú, PARANAIR desde Paraguay y tanto Amaszonas como Aerolíneas Argentinas desde el país vecino.

Asimismo, la terminal aérea tiene previsto que dejen de volar en los próximos días las compañías Azul (Brasil), Gol (Brasil), Copa (Panamá) y Avianca (Colombia).

En cuanto a los vuelos para transporte internacional de bienes, mercaderías, correspondencia, insumos y ayuda humanitaria o sanitaria, sí se mantienen y podrán aterrizar en Carrasco o en Laguna del Sauce, aeropuerto ubicado a pocos kilómetros de Punta del Este (sureste del país), medida que busca asegurar el control epidemiológico de quienes llegan al país.

Por otra parte, Buquebús, principal empresa de transporte fluvial que une Uruguay y Argentina, anunció este viernes la interrupción de todas sus operaciones, incluidas las de repatriación, hasta que las fronteras entre ambas naciones sean abiertas nuevamente.

Este jueves, cerca de 400 personas que retornaban a Argentina desde Uruguay en una embarcación de esta empresa fueron aisladas en hoteles de Buenos Aires después de que uno de los pasajeros diera positivo por coronavirus.

El protocolo se activó cuando uno de los pasajeros, un argentino de 21 años, comunicó a la tripulación que le había llegado un mensaje desde un laboratorio de Uruguay confirmando que había dado positivo en una prueba por COVID-19.

El joven había llegado hace unos días a Uruguay desde Madrid, donde había ido en viaje de intercambio estudiantil, y decidió regresar a Buenos Aires cuando aún no conocía el resultado de la prueba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here