Santo Domingo.- La iglesia católica dispuso la suspensión de las misas a partir de mañana y “hasta que cese la situación” creada por el coronavirus, una medida que también adoptarán los evangélicos para prevenir el contagio por la pandemia, que ha causado una muerte y ha infectado a 21 personas en el país.

A través de un comunicado, la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) explicó que desde mañana solo los sacerdotes deberán estar en las iglesias “intercediendo por los enfermos, orando por las familias y por todo el personal de salud”.

Los fieles, por su lado, “quedan dispensados de asistir a las celebraciones litúrgicas durante este tiempo”.

La eucaristía de los domingos será transmitida a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

Los templos evangélicos, por su lado, estarán cerrados por 15 días para prevenir la enfermedad, anunció el Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue), que instó a la feligresía evangélica a hacer los actos en sus hogares.

Asimismo, convocó a los evangélicos a una jornada de oración para el 23 de marzo, la cual también deberá respaldar desde sus casas.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí