Bogotá.- Las autoridades colombianas confirmaron este martes ocho nuevos casos de coronavirus con lo cual la cifra llega a 65 en todo el país, que restringió vuelos, cerró fronteras terrestres y marítimas para hacer frente a la pandemia.

Según el Ministerio de Salud, en las últimas horas fueron confirmados los primeros dos casos en Barranquilla, la principal ciudad del caribe colombiano, y uno en Bucaramanga, capital del departamento de Santander, así como dos más en Bogotá, otros dos en Cali y uno en Cartagena.

Las personas diagnosticadas con la enfermedad están en sus casas “en aislamiento supervisado”, precisó la cartera de Salud, que detalló que los nuevos afectados son dos mujeres y seis hombres.

La mayoría de casos de COVID-19 se registran en Bogotá, que tiene 33 pacientes, seguido por el departamento de Antioquia, con ocho, siete de ellos en Medellín, la capital.

También hay siete casos en Neiva, capital del departamento del Huila; cinco en el Valle del Cauca; cuatro en Bolívar (todos en Cartagena de Indias), y dos en Atlántico (los confirmados hoy en Barranquilla).

Las siguientes departamentos tienen un caso cada uno: Norte de Santander, Caldas, Risaralda, Santander, Meta y Cundinamarca.

Colombia no registra por el momento muertes por COVID-19 y sí una persona curada, una estudiante de 19 años que llegó a Bogotá el 26 de febrero procedente de Milán (Italia) y fue el primer caso confirmado de coronavirus en el país, el pasado 6 de marzo.

EL PAÍS PISA EL FRENO

El presidente colombiano, Iván Duque, decidió ayer el cierre de todas las fronteras terrestres, marítimas y fluviales, como medida adicional a las ya adoptadas para tratar de contener la expansión del COVID-19 en el país.

“He tomado la decisión de cerrar, a partir de esta medianoche, todas las fronteras terrestres, marítimas y fluviales del país. Las fronteras de Colombia estarán cerradas desde este 17 de marzo de 2020 hasta el próximo 30 de mayo”, dijo el jefe de Estado.

El Gobierno ya había cerrado el sábado la frontera de 2.219 kilómetros con Venezuela, por donde a diario pasan miles de personas que buscan escapar de la crisis en ese país.

Además, Duque restringió desde ayer la entrada de extranjeros, con excepción de quienes tienen residencia en Colombia, así como la cancelación de las clases presenciales en escuelas y colegios públicos y privados, y el anticipo de las vacaciones de mitad de año de los estudiantes.

Todas esa medidas, junto con el cierre de bares, cines y museos, han causado una disminución de las actividades en el país, y en los espacios públicos de las grandes ciudades es notoria la reducción de gente.

El aeropuerto internacional el Dorado, principal puerta de entrada a Colombia, estaba hoy prácticamente vacío en el área de llegadas internacionales ya que, además de las restricciones ordenadas por el Gobierno para la entrada de extranjeros, las aerolíneas comenzaron a reducir el número de vuelos al país.

Para garantizar el regreso de colombianos sorprendidos por la epidemia en el exterior, el Gobierno se ha resistido a cancelar los vuelos de Europa y Estados Unidos pero enfrenta una creciente presión popular para que tome esa medida.

Esto debido a que en el 90 % de los casos de COVID-19 confirmados, los enfermos estuvieron recientemente en España y en menor medida en Italia, Francia o Estados Unidos, según datos del Ministerio de Salud.

Para contener el avance del coronavirus los departamentos de Córdoba, Meta, Quindío, Santander y Cundinamarca, decretaron anoche el toque de queda y no se descarta que Bogotá adopte esta semana la misma medida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí