Alejandro R. Otero

Nueva Delhi,r (EFE).- Las ventas de “gulal”, como se conoce en la India a los polvos de colores que cada año sirven de munición en el festival de Holi, han sido, al igual que los mercados bursátiles, víctimas del miedo a la expansión del coronavirus, y sus vendedores se han visto obligados a rebajar hasta un 50 % su precio.

“Las ventas de este año están siendo muy malas. Hemos perdido 200.000 rupias (unos 2.400 euros)”, lamentó ante Efe Aman, un vendedor callejero de “gulal” que lleva dos décadas ofreciendo los coloridos polvos en el mercado capitalino de Sardar Bazaar, al que acuden tanto delhíes como foráneos para adquirir los preciados pigmentos.

“Modi dijo que hay virus y que, por ello, no participaría en Holi, y eso ha reducido nuestras ventas”, se quejó Aman, quien añadió que se vio obligado a reducir sus precios a la mitad.

El vendedor se refirió así a la recomendación que la semana pasada hizo el primer ministro, Narendra Modi, quien en su cuenta de Twitter anunció que este año no participaría en ningún evento de Holi, cuyo día grande se celebra mañana martes, con el fin de “reducir las concentraciones masivas para evitar la expansión del COVID-19”.

Modi realizó ese anuncio el mismo día en que se elevaba hasta 28 el número de casos positivos de coronavirus en el país, tras confirmarse 25 en apenas 48 horas, entre ellos 16 integrantes de un grupo de turistas italianos.

CASI MEDIO CENTENAR DE INFECTADOS

Actualmente, el número de infectados es de 43, según confirmó este lunes el Ministerio de Salud.

También te podría interesar:   VIDEO: Cristian Castro admite que tuvo miedo de saber si su padre quiso que naciera

“Ninguno de nosotros ha podido vender. Debido al virus, la gente no quiere salir de sus casas. No hay clientes, no hemos ganado nada, (así que) lo que hemos comprado lo guardaremos para el próximo año”, comentó Urmila, que en la misma calle que Aman vende globos que en Holi se lanzan llenos de agua y “gulal”.

Ferroz Khan, otro vendedor callejero, sin embargo, ha visto aumentar enormemente sus ventas de mascarillas, a 20 rupias cada una (0,24 euros). “En un día vendo cerca de 1.000 unidades. Ha habido muchísima demanda en los últimos 2 o 3 días”, celebró.

Khan no cesa de tener clientes en un mercado menos abarrotado de lo habitual en la víspera de Holi.

“A los indios nos gusta la diversión. No podemos decir que nadie vaya a celebrar (el Holi), pero sí ha habido un efecto por el virus. Jugaremos con normalidad, pero también tomaremos algunas medidas de seguridad, como usar mascarillas y desinfectante para las manos”, dijo a Efe Himanshu, un comprador de “gulal”.

No obstante, Himanshu confesó que no acudirá esta vez a concentraciones grandes y que celebrará Holi en su casa con su familia.

CORONAVIRUS Y DISTURBIOS COMUNALES

La menor afluencia de compradores, además de al coronavirus, la achacaron algunos vendedores a los violentos disturbios que vivió la capital india a mediados de febrero y que dejaron más de 40 muertos y centenares de heridos por los choques entre defensores y detractores de una polémica ley de ciudadanía que excluye a los musulmanes.

“Este lugar solía estar tan lleno que no teníamos tiempo para almorzar. Solía haber tantos clientes que todo lo que ves ya se habría vendido”, explicó Mohammad Junaid, que regenta una tienda de pistolas de agua y artículos relacionados con el festival de Holi.

También te podría interesar:   Altice incluye acceso gratuito a Netflix en sus planes Triple Play

Sin embargo, anotó, al problema del coronavirus se sumaron los disturbios, lo que hizo que “compradores que solían venir de los estados vecinos no lo hayan hecho este año”.

Aún así, Junaid no quiso perder el optimismo y la alegría que caracterizan a esta colorida festividad.

“En la India no tenemos ningún miedo al virus. Ningún virus puede sobrevivir aquí. Si la gente quiere celebrar Holi, lo hará”, aseguró entre risas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.