El asediado primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, afrontaba el martes un panorama incierto para mantenerse en el cargo, aunque los resultados preliminares mostraban a su partido Likud por delante de sus rivales en las terceras elecciones del país en menos de un año.

Los sondeos de salida de las televisoras israelíes apuntaban a que el Likud y sus aliados se hicieron con 59 de los 120 escaños del parlamento. Eso pondría al Likud y su grupo de partidos nacionalistas y ultraortodoxos al borde de la mayoría parlamentaria necesaria para formar gobierno.

Con casi un 90% de los votos ya contados, el grupo de Netanyahu parecía mantener su ventaja. Los resultados finales se esperaban para más tarde el martes y podrían dar la mayoría a Netanyahu dos semanas ante de su juicio por cargos de corrupción.

Pero si los resultados oficiales igualaban a los sondeos de salida, y el bando del mandatario no conseguía atraer desertores de la oposición, el prolongado bloqueo político continuaría con la perspectiva de unas cuartas elecciones.

La incertidumbre no impidió a Netanyahu declarar su victoria le martes por la mañana ante entusiastas seguidores.

“Esta es una victoria contra todo pronóstico, porque plantamos cara a fuerzas poderosas”, dijo. “Ya nos habían escrito el obituario. Nuestros rivales dijeron que la era de Netanyahu había terminado”.

Al margen del resultado final, los comicios parecían ser un devastador revés para el partido Azul y Blanco de Benny Gantz y sus aliados del centroizquierda, que tenían grandes ambiciones de derrocar a Netanyahu tras más de una década en el poder. Pero con Azul y Blanco por detrás del Likud por varios escaños, esa opción parecía descartada.

También te podría interesar:   Imponen garantía económica para prospecto involucrado en muerte de 3 personas

Las luchas internas ya habían comenzado en la fragmentada oposición, y varios líderes responsabilizaron a Gantz por dirigir una campaña poco atractiva.

El independiente Avigdor Lieberman, cuyo partido podría ganar siete escaños, según las proyecciones, volvía a presentarse como el socio clave. El martes repitió su promesa de campaña de que no habría unas cuartas elecciones, pero no aclaró qué haría en caso de un nuevo bloqueo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.