Jonathan Perel
Berlín, (EFE).- El realizador argentino Jonathan Perel estrena hoy en la Berlinale su quinto documental, en el que aborda la “Responsabilidad empresarial” de una serie de consorcios con la represión durante la dictadura militar argentina e invita a trabajar una vertiente más de la memoria a los desaparecidos.

En una entrevista con Efe, el documentalista explica que más allá de la cuestión política o ideológica, lo que le atrae es el tema de la dificultad en materia estética de representar “lo que no tiene existencia física”, es decir, el cuerpo de un desaparecido.

Para Perel es un “vacío que desafía al cine y le obliga a buscar otras estrategias”.

Con planos estáticos tomados desde un auto, la voz en off de Perel da lectura a los datos que ilustran la participación de 25 empresas en la represión recogidos en el informe “Responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad”, primer documento oficial de este tipo, publicado en noviembre de 2015 por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Planta la cámara delante de estas fábricas, la mayoría todavía en funcionamiento, otras abandonadas, para demostrar que “estas empresas ganaron, impusieron su sistema económico y ahí están echando humo gracias a lo que hicieron con los militares”.

Lo importante de este filme, subraya, es entender que la dictadura “fue un plan económico”.

EL TRIUNFO DE UN SISTEMA NEOLIBERAL IMPERANTE HASTA HOY

Esas empresas que se enriquecieron en la dictadura, que lograron reducir su personal sin coste alguno, que lograron contraer deuda privada y después transferirsela al Estado, fueron “un triunfo de un sistema neoliberal que es el que continúa hasta hoy”, afirma.

La película hace un resumen, un recorte del contenido del informe -dos tomos de 600 páginas cada uno- como quien subraya lo más destacado de un libro.

En ese recorte, explica Perel, se centra en el papel de las empresas durante la represión y en “todo lo que se repite”.

Así, al exponer los casos de firmas no sólo nacionales sino también de consorcios como Fiat, Ford y Mercedes Benz, el espectador encuentra patrones similares como la facilitación de listas de personal a secuestrar, las ayudas económicas que prestaban las empresas al régimen y cuestiones económicas como la deuda que contraían y la forma de reducir personal.

“Mi lectura del libro -si bien el libro ya es bastante sistemático-, mi recorte sistematiza más la información y la pone en orden para un público que en una hora puede tener un resumen de esos dos libros”, señala.

En ese sentido, Perel espera que su película dé visibilidad al libro por la capacidad que tiene el cine de llegar a más público y de ser más accesible, y “que ponga el tema en agenda”.

LA DICTADURA ARGENTINA, UN GENOCIDIO, UN CRIMEN DE LESA HUMANIDAD

“Responsabilidad empresarial”, que se proyecta dentro de la sección Forum y está nominada a mejor documental, es su quinta película sobre la dictadura, señala el documentalista, para quien es muy importante “entender la dictadura argentina como un genocidio, como un crimen de lesa humanidad, un crimen contra la sociedad”.

Perel, que nació en 1976, siempre tiene que explicar por qué hace películas sobre la dictadura si sus padres no están desaparecidos, “como si sólo los lazos de sangre autorizaran a tratar el tema”, dice.

Es cierto, agrega, que Argentina cuenta con una generación muy importante de cineastas, hijos de desaparecidos, que han producido “un corpus de obra muy interesante”.

En general, señala, las películas que él hace “van acompañando los procesos de memoria como van sucediendo” y este documental es fruto de la necesidad que sentía de hacer una película sobre este tema en concreto.

Según el realizador, muchos piensan que el cine o la obra de arte “tiene que hacer el trabajo de memoria”, pero para él, señala, “lo interesante es cuando la película le devuelve esa responsabilidad al espectador” y le hace reflexionar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here