El general Qasem Soleimani, jefe de la poderosa Fuerza Quds de Irán, murió el viernes antes del amanecer durante un ataque aéreo en Bagdad, según confirmó el Pentágono estadounidense en un comunicado.

El texto dijo que el operativo fue parte de la “medidas defensivas decisivas para proteger al personal de EE.UU. en el extranjero”.

Soleimani era el general más importante de Irán y arquitecto de las guerras de Teherán en Oriente Medio murió en un ataque aéreo en Bagdad, una operación que amenaza con elevar drásticamente las tensiones en la región.

El comunicado del Departamento de Defensa indicó que “el general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región”.

La eliminación de Soleimani ocurrió dos días después de que un grupo de seguidores de la milicia chií en Irak echaron abajo, el martes 31 de diciembre una puerta de entrada de la embajada de Estados Unidos en Bagdad y entraron por la fuerza.

La comunicación del Pentágono explicó que la medida fue ejecutada “por orden del presidente” de EE.UU., Donald Trump.

Soleimani, el militar iraní, murió en un bombardeo el viernes (hora local) cerca del aeropuerto de Bagdad cuando iba en un convoy de dos autos; recibió el impacto de al menos tres misiles, dijo una fuente iraquí a la agencia Reuters.

La fuente agregó que en el ataque murieron además cinco miembros de grupos paramilitares iraquíes y dos de sus “invitados”.

El canciller iraní, Javad Zarif, respondió a la noticia acusando a EE.UU. de haber cometido una acción temeraria: “El acto de terrorismo internacional de Estados Unidos, atacando y asesinando al general Soleimani, la fuerza más efectiva que lucha contra Daesh (ISIS), Al Nusrah, Al Qaeda y otros, es extremadamente peligroso y una escalada tonta”.

Zarif fue enfático: “Estados Unidos es responsable de todas las consecuencias de su deshonesto aventurerismo”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí