Anakot Mai
Anakot Mai

Bangkok, (EFE).- La Comisión Electoral de Tailandia anunció este miércoles que pedirá al Tribunal Constitucional la disolución de Anakot Mai (Nuevo Futuro), el segundo partido de la oposición, que denuncia una persecución política por su crítica frontal a la élite promilitar.

En un comunicado, el órgano gubernamental alegó que la decisión se basa en la supuesta ilegalidad de un préstamo al partido por parte de su cofundador y líder, Thanathorn Juangroongruangkit, antes de las elecciones del pasado marzo.

Anakot Mai y Thanathorn, de 41 años, han defendido la legalidad del préstamo y achacan la decisión a una persecución política.

La tercera fuerza del Parlamento es el partido emergente de la política tailandesa – con un gran apoyo entre los jóvenes – que dio la gran sorpresa en las últimas elecciones con un programa encaminado a reducir el poder de los militares, descentralizar el país y fomentar los derechos de minorías sexuales y étnicas.

La decisión de la comisión se produce tres semanas después de que el Constitucional decidiera la expulsión del carismático Thanathorn del Parlamento al considerarlo culpable de tener acciones en un medio de comunicación cuando era candidato, lo que es contrario a la ley.

El emergente líder político, miembro de una próspera familia, realizó un préstamo de más de 190 millones de bat (6,27 millones de dólares o 5,66 millones de euros) a su partido para afrontar los gastos de la campaña electoral.

Thanathorn explicó en su día que el préstamo se debía a que no tenían tiempo para recaudar el dinero suficiente, ya que Anakot Mai fue fundado solo un año antes, al tiempo que ha calificado los casos en su contra de estar motivados políticamente.

El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-ocha, insistió en que no ha emitido ninguna orden para disolver Anakot Mai y dijo que el asunto del préstamo es incumbencia de la Comisión Electoral y el Constitucional.

“Este asunto corresponde al procedimiento del Tribunal Constitucional. Es algo en lo que el Gobierno no puede intervenir”, dijo Prayut en una rueda de prensa.

El caso es solo uno de los más de veinte procesos legales a los que se enfrentan Thanathorn y otros dirigentes del partido relacionados con sus críticas a la antigua junta militar -cuyos líderes lideran el Gobierno electo- o por ayudar a activistas antijunta en el pasado.

Tailandia ha sufrido trece golpes de Estado desde la abolición de la monarquía absoluta en 1932 y el Ejército ha ejercido una gran influencia en la política del país, que en la última década se ha visto agitado por múltiples manifestaciones contra el gobierno de turno. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here