Voz de América – Redacción,- La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos escuchará el miércoles el testimonio de un actor clave en la investigación de juicio político al presunto esfuerzo del presidente Donald Trump para presionar a Ucrania.

La pesquisa ha tenido lugar por la presunta intención de Trump por sacar información sobre sus rivales políticos, mientras los demócratas continúan defendiendo el juicio al líder estadounidense.

El embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Gordon Sondland, se convertirá en el primer testigo con una línea directa de comunicación con el presidente en testificar en público sobre la investigación de juicio político dirigida por los demócratas.

Según lo que han dicho otros testigos, Sondland habló con Trump varias veces desde mediados de julio hasta mediados de septiembre. Esto podría arrojar luz sobre si el presidente abusó de su poder al hacer que la ayuda de seguridad de EE.UU. a Ucrania esté supeditada a un acuerdo con Kiev para investigar a Burisma, una compañía energética en el que el hijo del ex vicepresidente y rival político Joe Biden había servido como miembro de la junta.

Es probable que Sondland se enfrente a un duro interrogatorio de los legisladores demócratas y republicanos después de que revisó su testimonio anterior a puerta cerrada para decir que había un vínculo entre la retención de $ 391 millones en ayuda a Ucrania y las investigaciones que Trump quería.

Sondland testificó en octubre que no conocía condiciones previas para la asistencia.

Sin embargo, el 4 de noviembre el embajador de la UE envió a la Comisión del Congreso una adición, diciendo que las declaraciones de otros testigos habían refrescado su memoria sobre algunas conversaciones de principios de septiembre. En su testimonio revisado, Sondland dijo que ahora recordaba que le había dicho a un asistente del presidente ucraniano que Estados Unidos “probablemente” no enviaría la tan necesaria ayuda militar hasta que Ucrania aceptara investigar a Burisma.

/**/ /**/ El ex enviado especial a Ucrania Paul Volker declaró este martes 19 de noviembre en las audiencias de juicio político al presidente Donald Trump en la Cámara de Representantes.
SEE ALSO:

Ex enviado especial de EE.UU. afirma que nunca instó a Ucrania a investigar a Biden

Sondland está listo para testificar en la mañana, seguido por la oficial de carrera del Pentágono, Laura Cooper, en tanto el subsecretario de Estado, David Hale, lo hará ese mismo día en la tarde. La ex asesora de la Casa Blanca, Fiona Hill, y el oficial de carrera del servicio exterior David Holmes testificarán el jueves.

Un asunto “inapropiado”

El martes fue un día largo y agotador en Washington, el testimonio en la investigación de juicio político duró más de 11 horas.

Los legisladores del Comité de Inteligencia escucharon a cuatro testigos, tres de los cuales escucharon directamente la llamada telefónica de Trump el 25 de julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy, cuando el mandatario estadounidense le pidió a Zelenskiy que investigara los Bidens.

El teniente coronel del ejército Alexander Vindman, el principal experto de Ucrania en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo que la llamada de Trump fue “inapropiada”.

“Francamente, no podía creer lo que estaba escuchando. Probablemente fue un elemento de shock que tal vez, en ciertos aspectos, sea mi peor temor de cómo se estuviera desarrollando nuestra política con Ucrania”, dijo.

Vindman señaló que la solicitud de Trump de investigar a Biden “no tenía nada que ver con los intereses de la seguridad nacional de Estados Unidos” y que no era parte de los temas de conversación para los que él y sus colegas se prepararon antes de la llamada.

Jennifer Williams, asesora de asuntos exteriores del vicepresidente Mike Pence, también testificó el martes. Ella escuchó la llamada y dijo que la solicitud de Trump de una investigación a Biden era “inusual” porque involucraba un “asunto político interno” y no uno de política exterior.

Williams dijo que en sus 14 años como oficial del servicio exterior, ha escuchado muchas llamadas telefónicas presidenciales, pero nada como lo que Trump estaba pidiendo.

Después de un descanso, el comité escuchó a dos testigos más.

El embajador Kurt Volker, ex enviado especial de EE.UU. a Ucrania, dijo en un testimonio a puerta cerrada que no veía un vínculo entre Trump presionando a Ucrania para una investigación de Biden y el mismo Trump reteniendo casi $ 400 millones en ayuda militar.

Volker agregó en el testimonio del martes que después de escuchar a otros testigos y ver la transcripción de la llamada telefónica del 25 de julio, ahora cree que hubo una conexión. Dijo que si hubiera visto las cosas de manera diferente, antes habría planteado objeciones.

Tim Morrison, quien fue el principal director de asuntos europeos en el Consejo de Seguridad Nacional, testificó el martes que no escuchó nada que llamaría ilegal en la llamada telefónica de Trump.

En cambio, Morrison dijo que no cree que investigar a Biden sea un “objetivo político”.

El argumento republicano

Trump y los republicanos alegan que cuando Biden era vicepresidente, amenazó con retener las garantías de préstamos a Ucrania, a menos que los fiscales detuvieran una investigación de corrupción en Burisma.

No ha surgido ninguna evidencia de irregularidades por parte de los Bidens, y las acusaciones de interferencia electoral ucraniana se basan en una teoría de conspiración desacreditada.

Unos demócratas se centran en si Trump congeló la ayuda militar a Ucrania a cambio de que Zelenskiy se comprometiera públicamente a una investigación a los Bidens y otros acusan al mandatario de soborno, un delito irrefutable.

Trump llama a las audiencias una gran estafa y una cacería de brujas, insistiendo en que no hizo nada malo.

(Redactado por Ken Bredemeier, Kenneth Schwartz, VOA News)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here