El Día de Todos los Santos, el 1 de noviembre, es una festividad religiosa en la que se conmemora los millones de personas que han llegado al cielo, aunque sean desconocidos para nosotros. Se llama así por que según la Iglesia Católica ‘Santo’ es aquel que ha llegado al cielo; algunos de ellos han sido canonizados. A pesar de que en muchos países se conmemora el 1 de noviembre, la fecha consignada en el calendario cristiano es el 2 de noviembre el Día de los Difuntos.

Para esa ocasión (mañana sábado) es una tradición que  la Iglesia realice solemne por todos aquellos difuntos que, habiendo superado el purgatorio, se han santificado totalmente, han obtenido la visión beatífica y gozan de la vida eterna en la presencia de Dios.

La Conmemoración a los Fieles Difuntos, también llamada Día de Muertos o Día de los Difuntos, es una celebración que se realiza el 2 de noviembre complementando al Día de Todos los Santos (celebrado el 1 de noviembre), cuyo objetivo es orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrenal y, especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de purificación en el Purgatorio.

La celebración de esta fiesta dedicada a los difuntos, persigue, en la mayoría de culturas el objetivo de apaciguar a los muertos más recientes que vagan aún por la tierra sin encontrar el lugar de reposo (para la Iglesia Cristiana Católica ese lugar por el cual vagan se llama Purgatorio).

Las principales iglesias, Iglesias Cristianas Ortodoxas Occidentales, Unión de Utrecht (Iglesias), Comunión de Porvoo, así como Comunión anglicana e Iglesia católica acordaron tener el mismo calendario y días de celebraciones religiosas y santoral, para facilitar las asistencia a sus feligreses a sus respectivas celebraciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí