Santo Domingo.- El exembajador y exdirector nacional de Fronteras Donny Santana declinó este martes sus aspiraciones a ocupar un cargo público para culminar el proceso judicial que se le sigue por cometer incesto en perjuicio de su hijastra, una adolescente de 14 años.

Santana, que cumple un año de prisión preventiva en la cárcel de San Pedro de Macorís a la espera de que se celebre juicio en su contra por los citados hechos, remitió una carta a la formación renunciando a su precandidatura como diputado por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), tras las suscitadas por su inscripción.

La misiva, remitida a la Comisión Nacional Electoral del PLD y de la que da cuenta la formación en la página web de su Secretaría de Comunicaciones, explica la posición de Santana, después de que depositaran en su nombre los documentos con miras a competir en las elecciones primarias en busca de una diputación.

“Hoy, entendiendo el momento, he decidido posponer esta propuesta a los fines de culminar con el mamotreto de proceso que se me sigue, siempre he dicho que Dios es mi Justicia, que la verdad flota como el corcho, he reiterado mi inocencia y seguiré reiterándola” escribió el imputado.

Asimismo, se comprometió a formalizar su renuncia mediante el depósito por escrito de su posición ante la comisión electoral, apuntó la nota.

La carta también explicó que optó por inscribirse a petición de “líderes comunitarios y dirigentes políticos” de la provincia Independencia, así como por la “alta popularidad” que le otorgan las encuestas y sondeos y que, según señala, lo colocan “en el primer lugar sobrepasando más del 57 % de aprobación”.

Por esos elementos, según argumentó, aceptó que una comisión de juristas y dirigentes políticos realizaran en su nombre una inscripción como precandidato.

El pasado 30 de enero, el Quinto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional envió a juicio al exembajador por abusar sexualmente de su hijastra desde que esta tenía 11 años.

La esposa del imputado también cumple prisión preventiva, bajo acusaciones de que conocía el crimen contra su propia hija y nunca lo denunció, además de que entorpeció las investigaciones que se ejecutaban en torno a su esposo.

El caso fue calificado jurídicamente por el Ministerio Público como incesto, delito previsto y sancionado en el Código Penal Dominicano y en el Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí