Quito,- La Organización Latinoamericana de Energía (Olade) analiza incorporar a observadores permanentes de organismos y bloques extrarregionales como la Unión Europea (UE), que puedan aportar su experiencia y promover proyectos en el ámbito energético.


Así lo avanzó esta semana a Efe el secretario ejecutivo del organismo que tiene su sede en la capital ecuatoriana, el uruguayo Alfonso Blanco Bonilla.

El representante de Olade explicó que a mediados de este año está previsto que se celebre una «instancia extraordinaria» de la organización y que analizará principalmente, «la incorporación de observadores permanentes al organismo».

La misión de la organización es contribuir a la integración, al desarrollo sostenible y seguridad energética de la región latinoamericana, asesorando e impulsando la cooperación y la coordinación entre sus países miembro.

Olade está integrada por Argentina, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Pero el secretario ejecutivo adelantó que por primera vez la entidad baraja abrir sus puertas a observadores internacionales, y que entre ellos figuran los Veintiocho.

«Estamos en diálogo con la UE para la incorporación como observador permanente del organismo y estamos desarrollando todos los elementos de la reglamentación interna para ofrecer un marco de incorporación a los bloques extrarregionales», indicó Blanco Bonilla.

Consideró además que la eventual integración de observadores proporcionará un «camino de enriquecimiento en ambos sentidos» y un nutrido intercambio para impulsar nuevos proyectos.

En este sentido, Olade podría beneficiarse del hecho de que expertos de importantes organismos de otras regiones del planeta puedan aportar sus conocimientos y promocionar el desarrollo de sectores energéticos sostenibles, pero sin tener la capacidad de decisión en el seno de la organización.

El alto cargo consideró que no se pueden desdeñar los intereses «que tienen en nuestra región empresas europeas o asiáticas».

Por otra parte, insistió en que el organismo sigue operando dentro de sus líneas habituales «sin desviación» y observa muy de cerca la situación en Venezuela, «porque estamos hablando de uno de los principales actores en materia de energía en nuestra región».

«Hay capacidades de cooperación sur-sur entre países de la región para tratar de apoyar al país para resolver este tipo de problemas y crisis en sus sistemas energéticos», indicó Blanco Bonilla, quien precisó que el Gobierno venezolano no ha solicitado oficialmente ningún tipo de intervención por parte del organismo.

También apuntó que Olade tiene expectativas en el nuevo impulso que ha adoptado el marco de integración eléctrica andina Sinea, suscrito en 2011 por los ministros de energía y cancilleres de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Aunque en la actualidad no existe un mercado andino integrado de electricidad como en la subregión centroamericana, Blanco Bonilla subrayó que los intercambios bilaterales se han producido de manera muy efectiva, y puso como ejemplo que Ecuador exporta electricidad a Colombia, «con buenas condiciones para ambos países». EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí