Santo Domingo.- El hospital traumatológico Ney Arias Lora aseguró que se convirtió en el primer centro de salud “hermocardioprotegido” de América Latina al dejar en funcionamiento este martes un moderno sistema de equipos para reanimación cardíaca.

Durante un acto, que contó con la asistencia del director del Servicio Nacional de Salud, Chanel Rosa Chupany, la directora general del hospital, Ysabel Santana, informó que se trata de un sistema de “resucitación” y un programa personalizado que convierte al Ney Arias Lora en un centro sanitario cardio protegido.

Santana dijo, en nota de prensa, que con la instalación de desfibriladores externos automáticos (DEA), en cada piso del edificio, buscan fortalecer la disponibilidad de recursos necesarios para la ejecución de una política preventiva que, en este caso evitará muertes por enfermedades cardíacas.

Indicó que los equipos serán colocados en lugares estratégicos de mayor flujo de personas y serán de gran utilidad por su facilidad de uso y la posibilidad que ofrecen de prestar asistencia inmediata al paciente.

De su lado, el subdirector médico Alejandro Soto indicó que a parte de traumas, otra causa frecuente de fallecimiento es la súbita o parada cardíaca y con estos nuevos equipos, cualquier colaborador del hospital podrá reanimar a un paciente.

En ese sentido, destacó que el personal no médico fue entrenado en manejo de desfibriladores y uso de torniquetes para que ante cualquier eventualidad, sepan usar el equipo en lo que acude el especialista. La capacitación fue avalada por el Colegio Americano del Corazón y el Colegio Americano de Cirujanos.

La directora del hospital dijo, por otra parte, que fue habilitada el área de expansión de la emergencia que cuenta con seis camas por lo que, en total, disponen de 30 camas para atender a los eventuales pacientes afectados durante el asueto de la Semana Santa.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.