Voz de América – Redacción,- El papa Francisco no tuvo vergüenza de aceptar y repartir besos el miércoles mientras saludaba a las personas en el Vaticano, dos días después de provocar una conmoción en Internet por retirar la mano de los visitantes que intentaron besarla.

El lunes, mientras visitaba un santuario católico en la ciudad italiana de Loreto, el papa repetidamente retiró su mano derecha mientras una larga fila de personas se inclinaba e intentaba besar el anillo en ella.

Las imágenes se volvieron virales y la negativa del papa entró rápidamente en lo que se conoce como las guerras de la cultura católica entre los conservadores de la Iglesia y los progresistas.

Un grupo católico conservador que a menudo critica al papa, calificó el episodio como “perturbador”.

Pero otros señalaron que incluso a los papas conservadores como Benedicto XVI y Juan Pablo II no les gustaba que les besaran las manos o los anillos, al menos no por largas filas de personas.

El Vaticano no dijo por qué el papa Francisco insistió tanto en no quería que le besaran su anillo en la larga fila de recepción.

Un asistente cercano al papa, quien habló a la agencia de noticias Reuters bajo la condición de anonimato, dijo que estaba sorprendido por la reacción. Indicó que “a veces le gusta, a veces no. Es realmente tan simple como eso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.