Santo Domingo.- El Instituto Geográfico Universitario, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (IGU-UASD), llamó a las autoridades a mejorar las responsabilidad social para poder enfrentar futuras sequías como la que afecta actualmente a la República Dominicana.

De acuerdo con un documento firmado por Dimitri Herrera y Mayleen Cabral-Ramírez, el cambio climático hará más frecuente e intensas las amenazas naturales, en especial los de índole hidroclimáticas, por lo que “para ver un cambio, debemos hacer un cambio” en la manera de usar el agua en los momentos de lluvias y sequías.

Aunque saludaron las acciones ejecutadas por el Estado para tratar de hacer frente a la presente situación, plantearon que si no desarrolla un hábito de conservación y manejo del agua “siempre estaremos expuestos” a necesidades que con la construcción de infraestructuras para el control de los caudales superficiales para asegurar el abastecimiento no bastará.

“El momento presente, más que de nuevas infraestructuras habla acerca de las condiciones de las actuales y de los aspectos que como sociedad hacen que se reaccione al fenómeno poniendo de relieve la preparación y concienciación acerca de una cultura que haga uso sostenible de los recursos hídricos”, manifiestan los expertos.

Recuerdan que es cíclico el cambio relativamente rápido de condiciones secas a húmedas en el Caribe, al menos cuando la situación involucra ciclones tropicales.

Rememoraron que el país fue afectado entre 2013 y 2016 por lo calificado “como la peor sequía registrada desde al menos 1950 y que denominaron la sequía ‘pancaribeña’, porque afectó a todo el Caribe, (…) causó pérdidas significativas en la agricultura y escasez en el suministro de agua municipal en la mayoría de los países de la región”, pero esos efectos fueron revertidos relativamente rápido por las condiciones húmedas e incluso inundaciones dejadas por fenómenos como los huracanes Matthew (2016), María e Irma (2017).

Trajeron a colación el informe del Banco Mundial de 2013 en el cual se advierte que los cambios frecuentes de sequías a lluvias “dificulta la preparación ya que con la llegada de las lluvias se olvida la sequía y se perpetúa un ciclo donde no se ve la necesidad de prepararse para el próximo evento (ya sea escasez o abundancia).

Según los académicos, al parecer, las pasadas experiencias no han sido tomadas como referencia para situaciones similares de parte de las autoridades responsables de crear políticas acertadas para enfrentar este tipo de eventos climatológicos que como consecuencia del cambio climático serán más frecuentes en la región caribeña y por ende en la República Dominicana.

Los expertos clasifican las sequías en meteorológica, hidrológica, agrícola y socioeconómica, las cuales están presentes en la actualidad en la República Dominicana ya que no llueve, los cauces de los ríos están secos, los suelos carecen de la humedad requerida para el cultivo y esto causa daños económicos a productores y consumidores ante la ausencia de precipitaciones.

De acuerdo con los investigadores en esos cuatro tipos se “ponen de relieve la complejidad del fenómeno, pero tienen en común las consecuencias y derivaciones producto de la escasez de precipitaciones, que aparecen como una constante”.

Recordaron que la actual sequía es la peor en el país en medio siglo dejando atrás las del trienio 2013-2016, por lo que se hace necesario que en lo adelante se trabaje en una cultura del manejo eficiente del agua.EFE

rsl

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí