Madrid.A Luis Eduardo Aute se le salta la “lagrimilla” cuando ve el cartel del concierto que le dedicarán sus amigos mañana en Madrid. En él figuran casi una veintena de artistas entre los que se encuentran Sabina, Serrat, Silvio Rodríguez o Ana Belén, unidos en una noche “histórica” para enviar ánimos al “animal” más humano.

“Anímate, levanta el ánimo, animal / que la bestia te quiere asesinar / y, de puro bestia, no sabe / que el alma que te anima, animal del alma / es amortal”, reza la canción que ha bautizado al mayor homenaje dedicado a Aute, uno de los referentes de la canción de autor y dueño de una desbocada sensibilidad artística que también le ha permitido traducir la vida al verso, a la pintura, a la escultura y al cine.

Aún se recupera del infarto que sacudió su vida en 2016 y que le mantuvo 48 días en coma, pero el cantautor, nacido en Manila en 1943, está siguiendo muy de cerca los preparativos del concierto, explica a Efe su hijo Miguel, uno de los organizadores del espectáculo.

“Está muy emocionado desde la barrera. Se le salta la lagrimilla cuando ve el cartel en el que aparecen tantos amigos. Está consciente, contento y agradecidísimo”, dice Miguel Aute, abrumado por todas las muestras de cariño recibidas desde que se convirtió en realidad un concierto que se planeaba desde hacía más de un año y que se celebrará en el antiguo Palacio de los Deportes.

Aute no podrá acudir a la cita porque “no le conviene esa avalancha”, pero sus amigos y familiares se encargarán de transmitirle todo lo que ocurra en ese merecido homenaje que ya catalogan como “histórico”.

También te podría interesar:   DaBaby estrena nuevo videoclip '' Practice ''

Logrará reunir en un mismo escenario a Silvio Rodríguez, Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat, Ana Belén, Massiel, Víctor Manuel, Dani Martín, Jorge Drexler, Pedro Guerra, José Mercé, Rozalén, Andrés Suárez, Miguel Poveda, Ismael Serrano, Luis Pastor, Marwan, Vicente Feliú, Rosa León, Cristina Narea y Suburbano.

Y la lista de “autianos” no termina ahí. Habrá una segunda parte del homenaje que se celebrará el 2 de febrero en Barcelona y a la que acudirán otros colegas.

“Nos dice que estamos todos locos”, revela el hijo menor del cantautor, que cree que es la generosidad desinteresada de su padre lo que le hace ser tan querido.

“Es muy fácil comprometerse por él, porque es un gran artista y sobre todo una gran persona. Es muy leal y quiere mucho a su gente”, añade Luis Mendo, que acompañó con su guitarra al cantautor desde 1978 hasta 1993 y que también ha trabajado en la organización del concierto junto con la cantante Cristina Narea.

Todo les parece insuficiente para celebrar en público la genialidad del padre de las “poemigas”, a quien Caballero Bonald definió como “una especie de renacentista del siglo XXI”, autor de joyas musicales como “Las cuatro y diez” o “Alevosía”, y de poemarios como “La matemática del espejo”.

“Es un creador integral que ha regalado un legado importantísimo a la cultura de este país”, subraya Narea, quien ha tenido la suerte de “empaparse” de la “integridad” y el “sentido crítico” de Aute, desde que empezó a trabajar con él en 1999.

Eduardo -así lo llaman- es un ser tan “humilde”, recalca la compositora, que no le sorprende que tantas voces hayan querido unirse para lanzarle un grito de ánimo a través de su propia música.

También te podría interesar:   Se comprometen los medallistas Félix Sánchez y María Dimitrova

“Se tiene que recuperar porque sufrió mucho con el infarto. Ha perdido determinadas facultades, le cuesta más hablar que antes y ha perdido bastante movilidad. Aun así, nos pega sorpresas de vez en cuando”, comenta Mendo, que visita con frecuencia al cantautor y lo anima a cantar y tocar con él.

Los tres confían en el “poquito a poco”. Esperan que con la tranquilidad de su retiro y el cariño de los suyos, ese “animal” llamado Aute pueda seguir muchos más años a la caza de belleza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.