Jessica Martín

Madrid.- Forced Entertainment lleva más de 30 años haciendo teatro, pero su método no ha cambiado. “Nos metemos todos en una habitación y jugamos”, explica Richard Lowdon, miembro de esa compañía británica que el viernes estrenará en Madrid “Real Magic”, un divertimento con el que reflexionan sobre la “estupidez” humana.

Esa nueva propuesta, que llega a los Teatros del Canal dentro de la programación del Festival de Otoño, es “una metáfora de la situación que vive la sociedad actual”, señala a EFE Lowdon (1961), que interpreta a uno de los tres personajes que componen el elenco.

“Hicimos esta pieza cuando saltó el ‘brexit’ y cuando Trump fue elegido presidente de Estados Unidos. Refleja cómo las personas estamos constantemente delante de la posibilidad de tomar decisiones estúpidas y de equivocarnos”, apunta el británico.

“Real Magic”, dice, está “entre un espectáculo de telepatía y un concurso de televisión” en el que dos actores tienen que adivinar lo que está en la mente del tercero.

De su mano, el público entra en un mundo “absurdo”, en un “eterno día de la marmota” del que no pueden salir porque los protagonistas están atrapados. Es una “pesadilla”, recalca el actor, que representa de manera cómica la “maquinaria en la que vivimos”.

No es casual, por tanto, que los actores estén disfrazados de pollos en escena ni que sus acciones se repitan en bucle para experimentar situaciones que hablan de frustración, de rabia y de derrota, sensaciones muy ligadas a la sociedad de hoy.

“Son estereotipos graciosos, pero si analizas el mensaje, es profundo”, precisa Lowdon, que manifiesta el interés de su compañía, nacida en Sheffield, por atraer a los jóvenes al teatro y hacerlos partícipes de sus reflexiones.

También te podría interesar:   AC/DC confirma su regreso y un nuevo álbum: "PWR UP"

El equipo, que en el Festival de Otoño de 2015 presentó “Tomorrow’s Parties”, acostumbra a utilizar en todos sus trabajos recursos del teatro y de la performance, y a crear obras que establecen un sistema de comunicación “mágico” entre los actores y el público durante cada función.

Tienen como base creativa la improvisación y graban cada función que realizan para poder trabajar con ese material.

“Cuando salimos de la universidad y montamos la compañía, nuestra idea nunca fue hacer obras clásicas, era lo contrario: se trataba de meternos en una habitación y jugar”, explica.

En la raíz del método de Forced Entertainment está el trabajo colectivo y colaborativo. Todos los miembros crean, opinan, escuchan y comparten sus ideas, de modo que sus obras no tienen un solo autor, ya que son -en palabras de Lowdon- el resultado de “un encuentro de personas y energías”.

“El proceso es muy simple. Nos vamos a una habitación, proponemos ideas, nos ponemos un disfraz, ponemos música, debatimos los unos con los otros o proponemos cosas que pensamos que son interesantes”, revela el actor, a quien le encanta introducir la cultura popular en la puesta en escena de cada trabajo.

Hacer teatro independiente y llegar a consolidar su presencia dentro del circuito teatral europeo no fue nada fácil para ellos, pero Lowdon piensa que esas dificultades con las que se encuentran actores, directores y dramaturgos al comienzo de su trayectoria está ligada a la profesión y no varía demasiado entre países.

“En los primeros diez años no podíamos pagarnos a nosotros mismos, pero hemos llegado a una posición donde sí que tenemos algunas subvenciones públicas y eso nos da una seguridad para planear trabajos a lo largo del año”, añade. EFE

También te podría interesar:   Stevie Wonder presenta dos nuevos temas y apunta a su primer disco en 15 años

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.