Santo Domingo, (EFE).- El «híbrido» esquema deportivo de República Dominicana está en capacidad de sostenerse en el tiempo y con reales posibilidades de afianzarse, gracias al actual desarrollo de las categorías menores, al reforzamiento del deporte escolar y las enseñanzas que imparten las academias de las federaciones.

Así lo explica el presidente del Comité Olímpico Dominicano (COD), Luis Mejía Oviedo, cuando señala el «buen momento» de coordinación por el que atraviesa el tridente en el que descansa el deporte local: Gobierno, sector privado y movimiento olímpico.

«Esa estabilización monolítica de estos sectores se traduce en fortalecer los deportes donde tenemos mayores posibilidades, en desarrollar las categorías menores y desarrollar el deporte escolar, tal y como lo hemos establecido con el Ministerio de Deportes», dice a Efe el experimentado dirigente.

Mejía, no obstante, está consciente de cómo funciona la burocracia gubernamental en el aspecto deportivo en su país:

«Cada Gobierno tiene su ‘libro’, los aportes económicos se ejecutan como decida la autoridad con la cual hay que entenderse, no sujetarse ni doblegarse, sino entenderse».

En ese punto, refiere que en estos tiempos ha habido una sinergia con el sector gubernamental y el privado, que ejecuta desde hace varios años el programa Creando Sueños Olímpicos (Creso), que apadrina a varios de los atletas de alta competición del país, y que ha dado buenos resultados en el aspecto competitivo.

El ganador de dos oros en Juegos Olímpicos Félix Sánchez; los medallistas de plata olímpicos Gabriel Mercedes y Luguelin Santos, así como Luisito Pié, medalla de bronce en las Olimpíadas de Río de Janeiro, han sido parte de los atletas protegidos por este programa financiado por empresarios.

«No es que los recursos sean suficientes, siempre hacen falta, pero en este ciclo olímpico se ha corregido la falta de rigurosidad en el suministro de fondos gubernamentales al movimiento olímpico. Esa estabilización permite realizar competiciones, participar de otras, fortalecer las categorías menores y alentar a deportes no tradicionales», dice Mejía.

Como prueba de su afirmación recuerda que en los últimos 60 días los atletas dominicanos han logrado 35 medallas y obtenido 34 plazas para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

«Nuestro sistema deportivo es un híbrido que ha sabido avanzar desde los Juegos Panamericanos de Santo Domingo en 2003. Ahora estamos cosechando esa inversión, además de agregar plus como el Albergue Olímpico. Tenemos una mayor clasificación de deportes como remo, canotaje, bádminton y pentatlón moderno, por citar algunos», dice el presidente del COD.

Da mucho crédito a recientes acuerdos de colaboración firmados por el ministerio de Deporte y Educación, con el que se pretende ubicar el talento en las escuelas de acuerdo a su fenotipo, al tiempo que se aumentaría el número de profesores de educación física en los planteles, uno de los talones de Aquiles del deporte local.

Mejía da crédito también al programa de colaboración técnica que el país sostiene desde hace varias décadas con el Gobierno cubano, del que dice sentirse «satisfecho».

En la cita de Atenas 2004, el corredor de 400 vallas Félix Sánchez dio a su país el primer oro olímpico; en Pekín 2008, el boxeador Félix Díaz subió a lo más alto del podio y ‘Súperman’ Sánchez volvió a colgarse el oro en Londres 2012. Pie, en taekwondo, siguió la racha de medallas con su bronce en Río.

«No me gusta eso de predecir medallas, no soy mago ni prestidigitador. Las medallas se planifican con un buen número de presupuestos, con una buena preparación, después de eso es que se espera la cosecha», alega.

Mejía, al finalizar su encuentro con Efe, no desaprovecha la oportunidad para remarcar sobre un punto neurálgico: «Los recursos económicos siempre serán necesarios, pero no es tiempo de llorar, es tiempo de trabajar». EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí