Miami (EE.UU.),  (EFE).- El director español Marc Crehuet, que hoy estrena “El rey tuerto” en el Festival de Cine de Miami, señaló que el fondo político de su ópera prima no tiene “fecha de caducidad clara”.

Poco antes de la que será la primera proyección del largometraje en EE.UU., el realizador catalán afirmó en entrevista con Efe que su película trata un tema tan universal como el de la justicia social, algo que se puede entender aunque el contexto sea “diferente” en cada sitio en donde se exhibe.

De alguna forma, ello se demuestra, según dijo, con que la cinta se haya traducido a cinco idiomas y que la obra teatral homónima del propio director, en la que se basa la película, tenga versiones en otros países.

Crehuet, nominado al Goya a mejor dirección novel por esta producción, bromeó con que la proyección de su filme no fuera programada un fin de semana, para que el presidente de EE.UU., Donald Trump, acuda a la exhibición desde su residencia en Palm Beach, al norte de Miami y en donde ha pasado cuatro de los últimos cinco fines de semana.

“Yo creo que es una película que puede hacer pensar a cualquier rol social, así que sería interesante ver su reacción”, dijo el cineasta, quien se aventuró a pensar que el mandatario estadounidense podría “empatizar” con el policía antidisturbios que la protagoniza.

“El rey tuerto” cuenta la historia de un efectivo antidisturbios que hiere a una persona con una pelota de goma. Poco después, su mujer invita a cenar a una amiga suya que acude acompañada por su novio, un militante antisistema quien lleva un parche en el ojo.

Estrenada en el Festival de Cine de Málaga de 2016, el largometraje ha contado con el favor de la crítica y ha tenido un amplio recorrido por festivales internacionales, teniendo aun citas pendientes en Nantes (Francia) y Fráncfort (Alemania).

Tras un camino de varios años, desde que estrenó la obra teatral en una pequeña sala de la ciudad española de Barcelona, Crehuet confiesa que el climax de la aventura de “El rey tuerto” fue la nominación “inesperada” a un premio Goya, que finalmente se llevó Raúl Arévalo por “Tarde para la ira” en la pasada gala celebrada en febrero.

A pesar de que no ha recolectado muchos de los premios a los que estaba nominada, que Crehuet calificó de “pequeñas decepciones”, la cinta ha tenido varias “sorpresas positivas” y ha conseguido abrirle las puertas de la industria a este catalán de 38 años y a su equipo.

El largometraje, que contó con el mismo reparto que la obra teatral, también ha lanzado a actores como Miki Esparbé, el antisistema con el parche en el ojo y que “ahora está en todos lados”, según el director, y a Alain Hernández, el policía antidisturbios.

En Paralelo al estreno de “El rey tuerto” en EE.UU., el diseñador de los títulos de crédito, Pablo Sánchez, se encuentra en el festival South by Southwest (SXSW) de Austin (Texas), presentando su trabajo.

La película fue como un segundo hijo para Crehuet, que fue padre pocos días antes del estreno la película en España, y por ello le tiene “mucho cariño” a un proyecto que le demandó muchos años.

En la actualidad, el realizador busca financiación para un guión del que sería su siguiente proyecto, con el nombre tentativo “Los descartados” y que consiste en una “historia coral” con elementos de comedia. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí