Voz de América – Redacción,Rusia ha desplegado en secreto un nuevo misil de crucero, sin atender las quejas de Estados Unidos que consideran que viola los tratados de control de armas, fundamentales para ayudar a sellar el final de la Guerra Fría.

Esto lo publica The New York Times, citando fuentes de la Administración estadounidense. El tratado fue firmado por ambos países hace tres décadas.

El movimiento supone una provocación al presidente Trump, quien ha prometido mejorar las relaciones con el presidente ruso y lograr futuros acuerdos sobre armamento.

El despliegue de misiles se produce, además, en plena crisis en el Gobierno de Trump, tras la renuncia este lunes del consejero de Seguridad Nacional, Michael T. Flynn.

Flynn presentó su dimisión tras conocerse que tuvo contactos con el Kremlin y que mintió al respecto a altos cargos del Gobierno.

Foto archivo - sábado 9 de mayo de 2015, los lanzadores de misiles Iskander son conducidos durante el desfile de la Victoria que conmemora el 70 aniversario de la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, en la Plaza Roja de Moscú.

Foto archivo – sábado 9 de mayo de 2015, los lanzadores de misiles Iskander son conducidos durante el desfile de la Victoria que conmemora el 70 aniversario de la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, en la Plaza Roja de Moscú.

El misil hace parte de un programa de misiles de medio alcance que Rusia lleva probando desde hace al menos tres años y que ahora ya está en fase “operativa”, según fuentes de inteligencia estadounidenses citadas por el periódico neoyorquino.

El programa ruso tiene ya dos escuadrones de esos misiles, uno de los cuales fue desplegado recientemente a un punto no identificado de ese país, mientras que el otro permanece en el polígono militar Kapustin Yar, en la región de Ástrajan, según el mismo diario.

Para la Casa Blanca, el despliegue de ese misil de crucero supone una clara violación del Tratado INF para la eliminación de misiles nucleares de mediano y corto alcance, firmado en 1987 por Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov.

Cada uno de los escuadrones cuenta con cuatro plataformas de lanzamiento móviles y un “amplio” suministro de misiles, según el mismo periódico, que añade que esas plataformas son similares a las de los cohetes tácticos Iskander.

En 2014, el entonces presidente, Barack Obama, envió a su homólogo ruso, Vladimir Putin, una carta en la que le comunicaba ese incumplimiento y le instalaba a volver a las condiciones que establece el tratado y eliminar todo equipo prohibido de manera verificable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí