Voz de América – Redacción,Doce refugiados iraquíes que arribaron en diferentes vuelos fueron detenidos por las autoridades migratorias en el Aeropuerto Internacional John Kennedy en Nueva York, como resultado del decreto firmado el viernes por el presidente de EE.UU., Donald Trump.

La orden impide el ingreso al país de cualquier refugiado proveniente de naciones predominantemente musulmanas.

Uno de ellos fue Hameed Jhalid Darweesh, quien llegó a Nueva York proveniente de Estambul pero fue separado de su familia y luego detenido.

Darweesh, de 53 años, había obtenido un visado especial para él y su familia tras haber cooperado durante años con las fuerzas armadas estadounidenses en Irak.

A su llegada a Nueva York, su mujer y sus hijos pudieron pasar el control de pasaportes, pero él fue detenido, según sus abogados.

Los congresitas democrátas Nydia Velázquez y Jerry Nadler, dieron la noticia desde el aeropuerto JFK, a donde acudieron para tratar de asistir a los detenidos.

Nydia Velázquez escribió en su cuenta de Twitter: “Uno de los refugiados, Hameed Khalid Darweesh, ha sido puesto en libertad”.

“De pie en JFK para luchar por los derechos legales de los refugiados que están detenidos bajo el orden de Trump y el ataque a los valores estadounidenses. Vamos a resistir”, dijo a través de su cuenta en Twitter Nadler.

Standing at JFK to fight for the legal rights of refugees being detained under Trump’s order & attack on American values. We will

Además de Darweesh, fue retenido otro iraquí, Sameer Abdulkhaleq Alshawi, de 33 años, que había obtenido un visado para reunirse con su familia en EE.UU., donde su mujer vive como refugiada tras haber trabajado para el Gobierno del país.

Alrededor del mediodía del sábado, Darweesh fue dejado en libertad, representado por organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes.

Por ahora se desconoce con exactitud cuántos refugiados y migrantes han sido retenidos a su llegada a EE.UU. en las últimas horas. Según informa NBC News.

Los once restantes seguían bajo custodia de las autoridades. La situación generó una manifestación en las afueras de una de las terminales del Aeropuerto Internacional John Kennedy.

También se han registrado problemas en aeropuertos de otras partes del mundo, como en Cairo, Egipto, donde una familia iraquí no pudo tomar su vuelo a Estados Unidos.

Trump ordenó el viernes por decreto que se impida el ingreso a Estados Unidos de cualquier refugiado durante cuatro meses y suspendió indefinidamente a los provenientes de Siria, alegando que la prohibición es necesaria para mantener fuera del país a los “terroristas islámicos radicales”.

En principio los países afectados son Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.

Por ahora se desconoce con exactitud cuántos refugiados y migrantes han sido retenidos a su llegada a EE.UU. en las últimas horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí