Santo Domingo, (EFE).- Edward Montás, testigo presencial del homicidio del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) Mateo Aquino Febrillet, negó hoy que haya recibido dinero alguno por retirar la denuncia que interpuso contra Blas Peralta, acusados de ser el autor del citado crimen.

Montás Lorenzo convocó hoy a la prensa en su domicilio para negar que haya recibido presiones o que se le haya entregado dinero a cambio de abandonar el proceso contra el dirigente del transporte de carga y el resto de acusados por el asesinato de Aquino Febrillet.

El pasado viernes 6 de enero, Montás remitió una comunicación al Sexto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, justificando su decisión de retirar la denuncia alegando que, producto de esta situación, la salud de su madre se ha visto seriamente deteriorada.

“Resultaba frustrante para nosotros escuchar al final de cada audiencia el aplazamiento o reenvío para otra fecha. Fruto de está situación criminal perpetrada en contra nuestra ha resultado mi madre afectada de dos trombosis que la mantienen postrada en la cama de un hospital”, indicó.

Tras insistir en su motivación, el excandidato a diputado por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) garantizó su presencia como testigo en la causa contra los acusados.

Según la ley, Montás tiene derecho a desistir como querellante y actor civil, pero la calidad de testigo presencial de los hechos no se pierde por su desistimiento.

En este sentido, señaló que tiene intención de mantener su versión sobre lo ocurrido el día del suceso en la próxima audiencia de juicio preliminar, y matizó que, al retirar la querella, no tendrá la obligación de estar presente en todas las sesiones del proceso, de manera que dispondrá de tiempo para atender a su madre.

Con la retirada de Montás como querellante, solo se constituirán en actores civiles la viuda y la hija de Febrillet, Rita Solís y Jéssica Aquino Lapaix.

Blas Peralta es señalado por la Fiscalía como la persona que, en marzo de 2016, persiguió y disparó contra el vehículo de Mateo Febrillet, tras mantener una discusión con Montás en un restaurante ubicado en la avenida Anacaona de Santo Domingo.

Según el expediente acusatorio, tras disparar el arma con la que asesinó a Febrillet, Blas Peralta cambió el cañón del arma homicida y luego tiró al mar unos teléfonos con los que se comunicó tras el hecho. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí