Santo Domingo, (EFE).- Con la entrada en operación de la ampliación de la primera etapa del Acueducto Oriental, prevista para final de este mes se ahorrarán más de 300 millones de pesos en energía eléctrica, ya que los tanques reguladores en acero vitrificados operarán por gravedad.

Así lo explicó el director general de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd), Alejandro Montás, en un comunicado.

Montás manifestó que esto es de gran beneficio para la institución porque, en el Gran Santo Domingo, sólo el 27 por ciento de los usuarios paga el servicio de agua potable, debido a que “no hay una cultura de pago y sí mucho desperdicio”.

En ese sentido, la entidad trabaja para mejorar el servicio a nivel general y buscar la forma de crear conciencia en la población de que pagar el agua es un deber, más cuando en el Gran Santo Domingo el servicio es muy barato.

El director de la Caasd dijo que esto debe ir lográndose poco a poco, porque el agua potable es una prioridad del gobierno del presidente Danilo Medina, por lo que ha declarado este periodo de gobierno, como el Cuatrienio del Agua.

El agua potable es un derecho constitucional que tienen los ciudadanos, pero pagarla es un deber, aùntó.

Asimismo, Montás señaló que la primera etapa de la ampliación del acueducto Barrera de Salinidad está concluida en un 96 por ciento y aportará al sistema unos 45 millones de galones de agua diario.

Explicó que con la rehabilitación de 62 pozos, que estaban totalmente abandonados, “aunque buenos y sanos y con agua de máxima calidad”, y las demás obras de Barrera de Salinidad, se estabilizó el sistema de distribución, permitiendo, además, almacenar y ahorrar agua para casos de sequía.

En los próximos días quedarán concluidos los trabajos de la primera etapa de la ampliación de Barrera de Salinidad, y se dará paso a la segunda, que se concluirá durante este cuatrienio, con un costo total de 4,000 millones de pesos.

En otro orden, Montás dijo que, en tiempos de lluvias como el actual, el sistema La Isabela, al igual que Isa-Mana, Duey y Haina Manoguayabo, arrastran mucha maleza, debido a que son acueductos de más de 20 años, y tienen la obra de toma dentro de los ríos.

Por esa razón se inició la reestructuración del sistema Haina Manoguayabo y, una vez concluido estos trabajos, se hará lo mismo con los tres restantes para mejorar su producción, ya que cubren una parte muy sensible del Gran Santo Domingo, como son Los Alcarrizos, Pedro Brand y una parte de Arroyo Hondo.

El arquitecto Alejandro Montás defendió la calidad del agua que suministra la Caasd, señalando que está lista para el consumo humano, garantizando la salud de la población. EFE

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here