Voz de América – Redacción,Ocho personas murieron después de que un coche bomba estallara el viernes en la ciudad kurda más grande de Turquía, Diyarbakir, horas después de que las autoridades detuvieran al menos a 12 legisladores prokurdos para interrogarlos en pesquisas sobre terrorismo.

Más de 100 personas resultaron heridas, señaló el primer ministro turco, Binali Yildirim, aunque sólo siete seguían en el hospital horas más tarde. Los muertos eran dos policías, un técnico y cinco civiles, añadió. Un agresor fue “atrapado muerto”, dijo Yildirim.

El suceso tuvo lugar en el distrito Baglar de Diyarbakir, cerca de un edificio que utiliza la policía antimotines. El ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) reivindicó el ataque, según la oficina del gobernador local. El vehículo utilizado fue un minibús con una tonelada de explosivos, según Anadolu.

La bomba abrió un gran cráter cerca del edificio policial y causó daños en varios edificios y negocios cercanos. Imágenes de televisión mostraban a gente caminando entre cristales rotos y otros escombros de un edificio en el que habían reventado las ventanas.

Turquía ha sufrido una serie de ataques letales con bombas en los últimos 18 meses, cometidos por milicianos curdos o extremistas del grupo Estado islámico.

El PKK libra desde hace tres décadas una insurgencia contra el estado turco y está considerado como un grupo terrorista por Turquía y sus aliados. Un frágil cese el fuego colapsó en 2015 y al menos 700 efectivos de seguridad y miles de milicianos curdos han muerto desde entonces, según Anadolu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here