Huesca,  (EFE).- El 25 Festival Pirineos Sur tiene todo ya preparado para iniciar en los próximos días un largo viaje por las variopintas músicas del mundo que se adentrará, con mayor intensidad, en las nuevas propuestas musicales del continente africano y que tendrá como plato fuerte a Enrique Bunbury.

Cuando cumple ya su 25 aniversario este certamen, el nuevo director del festival, Luis Lles, ha querido que el público conozca la abigarrada y variada muestra tímbrica y rítmica del continente negro, salpicada de cientos de influencias exteriores y de sonidos electrónicos.

El festival comenzará el próximo viernes 15 con unas propuestas musicales en las que el flamenco será el verdadero protagonista de una velada que reunirá en el escenario flotante del embalse de Lanuza al cantaor Duquende, que ofrecerá un homenaje al mítico Paco de Lucía, y a los primos Josemi y Juan Carmona con el intérprete de kora de Malí Toumani Diabaté.

El reencuentro de los dos componentes del ya disuelto grupo de Ketama con Diabaté, con el que grabaron, en 1988 y 1994, dos históricos discos de fusión titulados “Shongai”, es uno de los atractivos principales de una noche que tendrá en Duquende el contrapunto más puro del flamenco.

Pero Pirineos Sur esconde en su manga para los días siguientes en los dos escenarios del festival a estrellas ya consagradas de la música africana como Alpha Blondy, Baaba Maal o el ya citado Diabaté, con artistas de otros continentes como Enrique Bunbury (España), Chico Trujillo (Chile), Gogol Bordello (EEUU) o Jambinai (Corea del Sur).

Según el director de este festival, el objetivo del especial dedicado a la “África Futura” es mostrar que el continente negro no sólo es el tam-tam, la pobreza, el hambre o el subdesarrollo sino que concentra actualmente un vitalismo y unas propuestas innovadoras que se mezclan sin prejuicios en la música y en otras artes.

Así, a lo largo de días consecutivos Pirineos Sur contará con figuras o grupos emergentes de África como Midnight Ravers (Mali), Djarabikan y Spyrow (Costa de Marfil), Songhoy Blues (Mali), Konono nº1 meets Batida (Congo, Angola), King Ayisoba (Ghana) y Bamba Wassoulou (Mali).

Por otra parte, para el viaje al mundo a través de la música con el que se quiere conmemorar también el 25 aniversario del festival, se contará con la presencia del aragonés Enrique Bunbury, inmerso ahora en los ritmos sudamericanos, y de formaciones como Gogol Bordello, Jambinai, Marta Casas (España) o Artús (Francia).

La noche más rumbera y salsera, el 29 de julio, reunirá en el auditorio de Lanuza a explosivos grupos como Cuban Beats All Stars (Cuba), Chico Trujillo (Chile), Chancha Vía Circuito (Argentina) y la multicultural formación Rumbanamá, con la voz de Luzmilla Mercerón.

Toda esta oferta musical se combinará con numerosas actividades paralelas que comenzarán desde el primer día del certamen y que incluyen un ciclo de cine africano, talleres de Giro Sufí o de iniciación a la guitarra flamenca, espectáculos de circo y pasacalles y exposiciones.

Luis Lles, que cuenta con un presupuesto de 640.000 euros para sus propuestas, resalta que este año el festival contará con una nueva sección, Color Café, una iniciativa que toma el nombre de un famoso tema de Serge Gainsbourg y que pretende ofrecer música para escuchar en un ambiente íntimo.

Esta sección contará con la presencia de la cantante María Arnal, a la que Lles se ha referido como “una nueva Silvia Pérez Cruz”, y del trío escocés-hindú Yorkston Thorne Khan.

Un festival, pues, concebido por sus organizadores como una “vacuna” contra la intolerancia y xenofobia mediante la inoculación de ritmos de etnias y culturas diversas y diferentes. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.