Madrid,  (EFE).- Con su primera novela recién publicada, Paloma San Basilio concluye hoy los ensayos de “La décima musa”, un espectáculo con el que inaugurará el próximo 6 de julio el Festival de Mérida y que la artista define como “un mestizaje” entre los grandes musicales de todos los tiempos y la mitología clásica.

A sus 65 años, la reina de los musicales asegura que siempre tiene “cosas en la cabeza” y que la interpretación era su asignatura pendiente, pese a haber triunfado en espectáculos como “Evita”, “El hombre de la Mancha” o “My fair lady”.

“Me gusta la sensación de riesgo, me hace sentir viva”, ha dicho hoy en rueda de prensa, acompañada por José María Mestres, director de la obra, Juan Esteban Cuacci, responsable de la dirección musical y sus compañeros de escenario, Ignasi Vidal y David Ordinas.

“La décima musa” es un repaso “nada obvio” a la historia del género musical que conecta canciones de Sondheim, Irving Berlin, Cole Porter o Andrew Lloyd Weber con personajes de Séneca, Sófocles o Eurípides, a través de textos originales de Guillem-Jordi Graells.

San Basilio define su personaje principal como “una especie de Campanilla que va tocando las narices” y que pone el contrapunto contemporáneo a la historia mediante una “reivindicación lúdica de lo femenino”.

“La mujer en la mitología clásica está bastante maltratada”, ha asegurado la cantante. “Los grandes héroes son ellos: Ulises, Aquiles; mientras, nosotras somos las tontas: Helena se deja raptar, Antígona se deja matar y Fedra se quería morir porque Hipólito no la hacía caso. Había que poner todo eso en cuestión”, defiende.

Sin querer desvelar muchos detalles, Mestres ha resumido la obra como “una fiesta teatral en la que Baco y Apolo (Vidal y Ordinas) ejercen un ritual invocando a personajes y mitos”, desde Júpiter a Pigmalión y de Galatea a Antígona, y en medio de todo eso aparece esa décima musa.

La puesta en escena jugará con la simbología náutica, respetando y sin invadir el marco del Teatro Romano de Mérida, y contará con once músicos en el escenario. El vestuario, de Gabriela Salaberri, será contemporáneo, con guiños a lo clásico.

Aunque hace algo más de dos años anunció su retirada de los escenarios como cantante, San Basilio dice estar “muy ilusionada” con este nuevo proyecto, que durante 2017 saldrá de gira por España.

En este tiempo no ha parado de asumir nuevos retos: ha grabado un disco con Los Chicos del Coro de Saint-Marc, ha publicado sus memorias y una primera novela, “El océano de la memoria”, para la que ya está pensando en una segunda parte.

“La única manera de hacer una carrera de más de 40 años es tener ganas de aprender, ser humilde, estar atenta y arriesgar”, ha manifestado. “En cualquier etapa de tu vida pueden surgir proyectos maravillosos y no siempre cualquier tiempo pasado fue mejor”.

En el caso de “La décima musa”, cree que es un tipo de musical distinto a lo que ha hecho hasta ahora y que la interpretación tiene un mayor peso.

Jesús Cimarro, director del Festival de Mérida, ha confirmado que “nunca se ha hecho un espectáculo como este” y que esa será la dinámica este año en la edición número 62 del certamen, que contará con siete montajes teatrales, todos ellos estrenos absolutos, y un concierto sinfónico.

Verónica Forqué, Toni Cantó, Estrella Morente, Aída Gómez, Antonio Canales, Ara Malikian, Aitor Luna o Unax Ugalde son otras de las figuras del teatro, la música y la danza que entre el 6 de julio y el 28 de agosto pisarán la arena del Teatro Romano de Mérida. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.