Exempleada de Banco Peravia reclama 19 mil dólares por salarios no pagados

Santo Domingo, (EFE).- Mervis Patricia Alvarado Guzmán, exgerente de sucursales del quebrado Banco de Ahorros y Créditos Peravia, demandó por 5 millones de pesos por daños y perjuicios al Grupo de Servicios Cóndor y a la entidad financiera por salarios no pagados, anunciaron hoy sus abogados.

La demanda también incluye al presidente y vicepresidente de Peravia, Gabriel Jiménez Aray y Daniel Morales Santoro, respectivamente.

Los abogados de Alvarado Guzmán emplazaron al Superintendente de Bancos, Luis Armando Asunción, ordenar a la Junta Monetaria y al Banco Central, en calidad de comisión liquidadora del Banco Peravia “subrogar” a la exejecutiva una deuda ascendente a los 19 mil dólares por salarios no pagados.

Dionis Peña de los Santos y Antonio Osoria de la Cruz, abogados de la mujer, dijeron que de acogerse esta solicitud Asunción evitaría que en la audiencia del próximo 11 de agosto la Cuarta Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional condene a la Superintendencia de Bancos a “cumplir mediante sentencia” al pago total de las prestaciones laborales, indemnización, derechos adquiridos y daños y perjuicios por la causa de dimisión justificada.

“Aunque las autoridades que rigen el sistema bancario se han negado a cumplir con la obligación que tiene el Estado dominicano con Alvarado Guzmán queremos reunirnos con Luis Armando Asunción para hacerle entender que la actitud asumida por la Superintendencia de Bancos nos obligó demandar en los tribunales a esas entidades financieras y a dos de sus ejecutivos e interponer una demanda adicional en reclamo de salarios caídos” señalaron en rueda de prensa.

Por su lado, Alvarado Guzmán aseguró que su dimisión del Banco Peravia el 11 de noviembre del 2014 se justificó por los “malos tratos” que recibía del presidente de esa entidad, Gabriel Jiménez Aray.

También te podría interesar:   La India supera a Brasil como el segundo país con más casos de COVID-19

Según la demanda, la situación le provocó un estado de angustia y nerviosismo, debido a que desde enero a octubre de 2014 no recibió su salario.

“La deuda de los 19 mil dólares se generó porque durante nueve meses no me pagaron los dos mil dólares que devengaba mensualmente por el Grupo de Servicios Cóndor”, dijo en rueda de prensa.

Aclaro, sin embargo, que a esa deuda no le está sumando los 1,500 dólares que tenía como salario mensual por el Banco Peravia”.

Explicó que su dimisión se debió además porque el vicepresidente del Banco Peravia, Daniel Morales Santoro, incumplió convenios del contrato de trabajo iniciado el 13 de agosto del 2012, y se produjeron reducciones improvisadas de su salario.

“El pago era inestable, las condiciones de trabajo eran malas, no le pagaron la bonificación del 2014, no la incluyeron en la seguridad social y existía peligro grave contra su salud física y mental”, denunciaron sus abogados. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.