Redacción Internacional-New York.-Una escultura del artista Maurizio Cattelan que representa al líder de la Alemania nazi Adolfo Hitler rezando fue vendida durante una subasta de la famosa casa Christie’s por 17,18 millones de dólares, un récord mundial para el famoso artista italiano de 55 años.

La estatua, de cera y resina, realizada en 2001 y sobriamente titulada “Él”, estaba valorada entre 10 millones y 15 millones.

De espaldas, se diría que se está ante la silueta de un niño cabrón arrodillado. Al recorrer su contorno, se descubre un rostro de intensa mirada y pequeño bigote, inmediatamente identificable: el de Hitler.

El autor de la obra de arte, conocido por su sentido de la provocación, contó que quiso “destruirla” y que “mil veces” cambió de parecer.

La estatua de Hitler, que había sido expuesta durante una retrospectiva de la obra de Cattelan en el museo Guggenheim de New York en 2012, fue la pieza estrella de una velada temática titulada “Bound to fail, que reunía a 39 obras de arte moderno y contemporáneo que exploraban el tema del fracaso comercial, asociado a la toma de riesgos para extender las fronteras del arte.

Fue una venta difícil, un desafío, reconoció tras la venta Loic Gouzer, vicepresidente de la sección “Posguerra y arte contemporáneo” de Christie’s, la casa de subastas que montó estas ventas temáticas organizadas el primer día de los remates primaverales de arte de New York. Sin embargo, todo transcurrió bien y estimó que ello demostraba la fortaleza del mercado del arte.

Los artistas nunca han tratado el tema Hitler”, al contrario que el cine, explicó Gouzer antes de la venta. La estatua de Cattelan, “extremadamente potente, extremadamente desconcertante”, habría sido incluso difícil de vender años atrás

También te podría interesar:   Brasil supera los 3,9 millones de casos de COVID-19 y las 121.000 muertes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.