México, 1EFE).- La maestría con la que el cineasta español Luis Buñuel dirigió a Silvia Pinal en las películas Viridiana (1961), El ángel exterminador (1962) y Simón del desierto (1965) fue lo más “maravilloso” en la carrera de la actriz mexicana, quien hoy presentó su libro “Esta soy yo”.

“Trabajar con Buñuel fue maravilloso, fue la consagración de mi carrera en el cine”, respondió a Efe la actriz, de 84 años de edad, quien habló hoy con prensa y público sobre su texto en la edición XXXVII de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Pinal (Guaymas, Sonora, 1931) recordó al director español porque fue bajo su égida y dirección como alcanzó la consagración internacional como actriz.

“El momento más culminante de mi carrera fue cuando me dieron la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes en 1961 (por su actuación en Viridiana)”, dijo.

En el aspecto personal contó que el nacimiento de su hija Sylvia Pasquel (1949) fue una de las mejores cosas que vivió, y en su carrera política cuando rindió protesta como senadora federal en 1997.

En la escena política mexicana, Pinal también fue diputada federal y asambleísta de la Ciudad de México, siempre por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto.

En 384 páginas, la última gran diva de espectáculo mexicano desgrana su vida para sus seguidores en todas sus facetas, dominando la de actuación, en la que explicó por qué no se fue a la “Meca del cine”, Hollywood.

También te podría interesar:   La fiebre de los autocines se expande por Brasil para sortear la pandemia

“Yo ya estaba empezando a trabajar en el teatro, actuando en la obra ‘Ring, ring, llama el amor’ (1958) -primera comedia musical que se hizo en México- con mucho éxito, y la había hecho Judy Holliday en Estados Unidos y el representante de Holliday vino a verme a la Ciudad de México y después de ver la función entró a decirme que si quería irme a Los Ángeles, Estados Unidos”, relató.

Pinal dijo que no le costó trabajo decidir. “Yo ya tenía mi nombre en México, estaba actuando, haciendo teatro y películas. Era una buena oportunidad pero la verdad no quise; estaba yo muy a gusto y sigo muy a gusto. Alguna vez me pregunté, pero creo que hice lo mejor: quedarme aquí”, expuso.

El libro, relatado en primera persona, es un auténtico documento histórico en que Pinal, tomando su vida como hilo conductor, muestra el cine de otras épocas, la “otra” política y al mismo tiempo otro México.

“Participar en la política ha sido algo maravilloso; son experiencias que no tengo cómo pagarle a la vida porque haber sido diputada, asambleísta, senadora fue un regalo de Dios porque ser senadora es un premio para los políticos, un premio a la gente que ayuda”, contó.

Dijo que en los años recientes la política ha cambiado “afortunadamente”, y puso como ejemplo la reciente visita del papa Francisco a México. “Tener relaciones con el clero es una de las mejores cosas porque en México casi todos somos católicos, y el que no es católico no le preocupa ni le importa el tema”, sostuvo.

Interrogada sobre el tema de los desaparecidos en México y las familias que siguen en su búsqueda, como las de los 43 estudiantes de la escuela de Ayotzinapa, replicó: “En esos temas no hay mucho que decir”.

También te podría interesar:   HBO Max retira "Gone With the Wind" por criticas de idealizar esclavitud

“Cada cabeza es un mundo, cada corazón y cada situación es diferente, pero no nos queda de otra que seguir adelante. No se puede borrar nada ni dejar de hacer nada”, agregó.

De su libro dijo que está hecho “con mucho cariño, con mucha honestidad y con mucha verdad”.

“Este libro tardó mucho en llegar a mi vida. Yo ni pensaba en hacer un libro, no creía ni consideraba que fuera importante para la gente. Yo me preguntaba a quién le va a importar mi vida, pero resulta que sí les interesa”, finalizó. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí