Londres, (EFE).- Los negociadores del primer ministro británico, David Cameron, y del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, mantienen hoy conversaciones para alcanzar un acuerdo sobre las reformas que propone Londres, según fuentes oficiales.

Los equipos negociadores de ambas partes dedicarán la jornada para intentar acercar posiciones que permitan presentar un borrador de acuerdo al resto de los líderes europeos, después de que Cameron y Tusk mantuvieran anoche conversaciones en Londres.

Los dos políticos se reunieron durante unas dos horas en la residencia oficial de Downing Street, pero terminaron sin un acuerdo concreto, aunque aceptaron proseguir los contactos otras 24 horas.

El primer ministro británico espera finalizar su renegociación con la UE sobre varias áreas que considera vitales, especialmente la que se refiere al acceso de los ciudadanos comunitarios al sistema de beneficios estatales que tiene el Reino Unido.

El Gobierno británico busca el borrador de cara a la reunión del Consejo que se celebrará este mes en Bruselas y pide que los comunitarios que se instalen en el Reino Unido para trabajar esperen cuatro años antes de beneficiarse de los subsidios estatales.

Para ello, la propuesta de Bruselas que circula en las negociaciones es un “freno de emergencia”, por el que, si el Reino Unido demuestra que su sistema social sufre una carga imposible de asumir, podría activar ese freno durante cuatro años, según los medios británicos.

El “freno de emergencia”, según Bruselas, podría imponerse a los tres meses de haber sido solicitado, y si los estados de la UE están de acuerdo.

Pero Cameron busca garantías de que ese mecanismo entre en vigor inmediatamente después de la celebración del prometido referéndum.

También te podría interesar:   Protestan por el recorte del presupuesto a la principal universidad de Panamá

“Se han conseguido progresos”, dijo un portavoz de Downing Street, si bien reconoció que “hay todavía áreas en las que hay que trabajar más y ambas partes acordaron que valía la pena un tiempo adicional para hacer progresos”.

Según los medios británicos, Cameron confía en conseguir el acuerdo para la reunión del Consejo a fin de poder convocar el próximo junio el prometido referéndum sobre la permanencia o salida del Reino Unido del bloque europeo.

En caso de no conseguirlo, Cameron tendría que esperar y agotar posiblemente el plazo que se ha dado para convocar el plebiscito, para antes de finales de 2017, agregan los medios.

Además de la inmigración, Cameron busca que el Reino Unido y otros países que no forman parte de la moneda única tengan garantizado el acceso al mercado único.

También quiere que Londres quede eximido de una mayor integración europea y que la UE ponga énfasis en la competitividad. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.