Santo Domingo. El Proyecto Profesoral “NACER”, que agrupa a cientos de académicos que respaldan las aspiraciones de la profesora Emma Polanco a la rectoría de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), propuso un pacto para salvar la alta casa de estudios.

En un comunicado los integrantes del proyecto Profesoral NACER, manifiestaron como la UASD, se encuentra en una etapa de agravamiento en su crisis.

Resaltan que la academia se encuentra paralizada, por lo que no puede cumplir la misión de formar a los jóvenes estudiantes, al tiempo que se debilita su imagen institucional y su crédito público.

El comunicado destaca que las demandas del gremio profesoral no pueden ser ignoradas por ser justas y necesarias, dadas las carencias de los académicos.

Indica, que Se percibe falta de voluntad de la actual gestión para dialogar y concertar en torno a la situación de la academia y su posibilidad para enfrentar las carencias y debilidades de la misma.

Hace énfasis el documento, en la falta de transparencia, la cual indica el comunicado se ha convertido en una norma en la UASD, se oculta la nómina y no se cumple la exigencia de ley que obliga a publicar la ejecución presupuestaria de cada mes.

UN PACTO PARA SALVAR LA UASD

La universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), se encuentra en una etapa de agravamiento en su crisis. Está paralizada. Hoy no puede cumplir la misión de formar a nuestros jóvenes estudiantes, al tiempo que debilita su imagen institucional y su crédito público; falta voluntad en la actual gestión para dialogar y concertar en torno a la situación de la academia y su posibilidad para enfrentar las carencias y debilidades de la misma.

También te podría interesar:   Panamá reporta 101.745 casos de la COVID-19 y 2.166 defunciones

Del otro lado, las demandas del gremio profesoral no pueden ser ignoradas por ser justas y necesarias, dadas las carencias de nuestros académicos. Nadie ignora que las condiciones de trabajos de nuestros servidores docentes son deplorables, pues la Universidad arrastra falta de aulas, carencias de los recursos didácticos y tecnológicos para una enseñanza de calidad, laboratorios sin reactivos, profesores sobrecargados con secciones supernumerarias y laborando hasta 40 horas semanales, mal pagados y además con incertidumbre en la cobertura de su seguridad social.

La falta de transparencia se ha convertido en una norma. Se oculta la nómina y no se cumple la exigencia de ley que obliga a publicar la ejecución presupuestaria de cada mes, no obstante haber una sentencia que obliga a las autoridades a dar cumplimiento a la misma. Y, como si fuera poco, en vez de transparentar, recurren a la retaliación.

El papel de un gremio es reclamar conquistas que mejoren las condiciones de trabajo y de vida de sus miembros. La responsabilidad de las autoridades es gestionar recursos que posibiliten el funcionamiento de la institución.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.