Es una lástima que esa muchacha haya perdido la vida y con ella también su ilusión de ser madre. Era una mujer joven y profesional que no merecía morir de esa forma.Así se expresaron algunas vecinas de Gioconda Milagros Pérez, quienes presenciaron el momento en que dos delincuentes a bordo de una motocicleta le quitaron la vida a la joven profesora de 21 años, en un hecho ocurrido aproximadamente a las 9 de la noche del sábado en el vecindario Hawái Cai, ubicado en el sector San Felipe de Villa Mella, en el municipio de Santo Domingo Norte.

La tarde de ayer se sentía un silencio sepulcral en todo el vecindario en donde, desde hace aproximadamente un año, residía la profesional junto a su esposo, el segundo teniente retirado de la Policía, Gregorio Almánzar.

En ese ambiente triste una de las vecinas relató: “Recuerdo que los dos hombres a bordo de un motor llegaron a la entrada del vecindario, a donde está el colmado, en el que encontraba la pareja. Uno de los atracadores le pidió el teléfono al esposo de la profesora y él lo entregó sin ninguna resistencia”.

“El problema fue cuando, un hombre que estaba en el colmado se cayó. En ese momento, uno de los delincuentes, al parecer pensó que lo perseguirían y disparó dos veces. Uno de los tiros impactó a la mujer, quien al verse herida gritó ´mi bebé, mi bebé´ y luego se desmayó”, expresó otra de las mujeres, apenada por el hecho.

Más temprano, durante el velatorio, el padre de la profesora, el señor Agapito Pérez dijo que luego del asalto su hija fue llevada al hospital Ney Arias Lora donde” hicieron todos los esfuerzos por salvarle la vida a ella y a la criatura. Sin embargo a las 4 de la madrugada del domingo, ya mi hija estaba muerta”.

Los restos de Gioconda fueron sepultados en el cementerio de Cristo Rey y por el crimen la Policía Nacional informó que hay cinco hombres presos para investigación y que analizan los videos de las cámaras de la zona para identificar a los criminales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí