La autopista Duarte es una de las vías de tránsito más importantes del país por conectar la capital con la región norte. Sin embargo, adolece de mecanismo de precaución y de un eficiente mantenimiento, situación que pone en riesgo la vida de quienes la atraviesan.

En el trayecto, desde el kilómetro 9 donde comienza, hasta el cruce de La Penda, en La Vega, la autopista exhibe el deterioro de las barandas que dividen los carriles en ambas direcciones y que funcionan como límites protectores.

A pesar de ser una de las autopistas más peligrosas de la República Dominicana, debido al alto número de accidentes que se registran en ella, esta vía no cuenta con mecanismos de protección suficientes. Justo en el kilómetro 28, Pedro Brand, los muros New Jersey desaparecen para dar paso a barandas deterioradas, ubicadas en lugares estratégicos, como en curvas y próximas a puentes.

En esa altura recientemente se colocaron barandas nuevas, pero el trabajo es insignificante para una vía de 270 kilómetros, incluido el trayecto donde su nombre es cambiado por autopista Joaquín Balaguer.

Los carriles en dirección Sur-Norte tiene menos protección. Y es que las barandas de aceros colocadas en ambos lados de la vía están deterioradas por los impactos de los accidentes automovilísticos, doblándolas considerablemente y, en ocasiones, dejándolas en el suelo.

La situación no es diferente próximo a la entrada del municipio Villa Altagracia donde el peligro asecha en una curva, el mal estado de las barandas no ofrece protección.

El estado de deterioro de las barras vuelve a evidenciarse, en mayor magnitud, en el kilómetro 53, próximo a un retorno.

También te podría interesar:   China detecta 10 nuevos casos de COVID-19, todos ellos importados

Otras dificultades que enfrentan los conductores que transitan por esta vía de exuberante paisaje de montañas son los tramos donde el pavimento presenta hendiduras. En el kilómetro 63 de la citada autopista, un hoyo da la bienvenida a los conductores.

Las imperfecciones en el asfalto se extienden hasta el kilómetro 67. Faltando tres kilómetros para llegar a Bonao, las grietas toman forma de dos pies gigantes.

Descuido en la vía
En tanto, un pronunciado contén divide los carriles en ambas direcciones, en aquellos tramos donde la avenida se junta. Las hierbas se han apropiado de este espacio que funciona como isleta y drenaje. Martín Alcántara, vendedor de dulces en el cruce del Abanico, aseguró que ha visto caer en el badén vehículos, que también entran a las casas. “Aquí se han entrado en el badén como si fuera una calle, expresó el joven. Para evitar tragedias, la comunidad colocó cerca de cuatro tanques cementados a orillas de la autopista Duarte en dirección Sur-Norte, a fin de evitar que los vehículos penetren en sus propiedades. Mientras una zanja de, aproximadamente, dos metros de longitud representa un inminente peligro a conductores, sobre todo aquellos que no acostumbran a frecuentar el tramo, próximo al cruce de Controba, La Vega. “Pero eso no le importa a los funcionarios. Ellos vuelan por los aires. No ven esto”, manifestó el lugareño Pablo Veloz.

El estado más crítico se ubica en el tramo Sur-Norte de Miranda, donde el pavimento “está siendo tragado”. Para evitar que vehículos se precipiten por el despeñadero, se han colocado muros de concreto, que ocupan alrededor de 100 metros de uno de los carriles.

También te podría interesar:   México suma 663.973 casos y 70.604 muertes por COVID-19 pero insiste en descenso

A pesar de las banderas rojas que anuncian el peligro, las medidas no evitan que algunos vehículos caigan en los hoyos, poniendo en desasosiego una pequeña comunidad de la zona.

“Mi esposo siempre le echa tierra a esos hoyos, pero cuando llueve la tierra se va”, dijo a elCaribe Mercedes García. Narró que antes de colocarse los muros, un vehículo impactó un palo cerca de su casa. “Suerte que me acababa de quitar de ahí”, expresó la señora, quien espera una solución definitiva por las autoridades competentes antes que suceda una tragedia. El mismo pedido hicieron la mayoría de las personas entrevistadas. l

Piden mayor atención en puentes peatonales

Comunidades, ubicadas en el trayecto de la autopista exigen del Ministerio de Obras Públicas la construcción de  varios peatonales. Creen necesario haya uno en el cruce del Abanico. Mientras que en Piedra Blanca, provincia Monseñor Nouel, los comunitarios han hecho protestas para que se le restituya el puente que fue demolido para levantar un elevado. En tanto, en el kilómetro 91 de La Seiba, Bonao, un puente peatonal no ha sido utilizado, debido a que le falta la escalera en dirección sur-norte. Residentes dicen es urgente su terminación, debido a que se encuentra frente a una escuela, el mismo tiene casi 20 años en ese estado.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.