New York.- El cantante argentino Vicentico se encuentra en la ciudad celebrando los 20 años de “Rey azúcar”, disco que grabó con Los Fabulosos Cadillacs, “una excusa, pero una buena” para darse cuenta de que, con el tiempo, aprendió “a sintetizar y a escribir las canciones con un poco más de certeza”.

En pleno día de la Independencia de Argentina, el músico aún hace un guiño a su célebre compatriota Carlos Gardel y matiza el tango: “20 años es un montón y no es nada.

“Personalmente no se me ocurriría cuántos años han pasado, pero lo acepto con alegría”, y recuerda que podría celebrar igualmente que los Fabulosos Cadillacs nacieron también hace 30 años o, ya puestos, que se cumplen los 13 años desde que empezó su carrera en solitario. “Mi imagen de mí mismo sigue siendo la misma, creo que sigo pensando igual”.

En ese 2002 de los caminos divergentes de los “fabulosos”, que habían inmortalizado temas como “Matador”, lo que buscaron fue “ver qué pasaba fuera de ese mundo que nos había tenido juntos durante tanto tiempo”.

“Vimos que estaba bueno y que haba la posibilidad de hacer otras cosas. Por eso pudimos volver a tocar juntos después”, afirma el cantante, que a día de hoy combina ambas trayectorias.

En cualquier caso, ha venido a N Y con ganas de celebrar ese aniversario del séptimo disco de la banda y el día 11 ofrecerá un concierto gratuito en , dentro de la programación de la Conferencia de Música Alternativa Latinoamericana.

“Tocar en Central Park va a ser muy lindo. Al aire libre, al lado de los árboles”, asegura, aunque también dice que no por eso pondrá una energía extra. “Incluso los conciertos que no parecen importantes, luego uno se sube al escenario y hay gente mirando y hay que darles lo mejor”, dice.

Tocará a unos metros del recordatorio de la muerte de John Lennon y, precisamente, en “Rey azúcar”, Los Fabulosos Cadillacs versionaron “Strawberry Fields Forever”, además de incluir temas como “Reparito”, que él mismo compuso, o “Saco azul”, que compuso junto a su mujer, la actriz Valeria Bertuccelli.

“Fue un disco importante. No sé si el más importante, creo que no. Todos los discos fueron importantes, porque retratan un momento. Y ese era un momento lindo”, asegura sobre un álbum que produjeron Tina Weymouth y Chris Frantz, de los Talking Heads (que también han estado en la LAMC para las celebraciones), y que grabaron en Bahamas.

Sin embargo, Vicentico se resiste a comprometerse a que tenga más peso que ningún otro en el recital del sábado. “Suelo decidir las canciones que toco unas horas antes”, asegura, y su banda que es “muy versátil” se adapta.

Ante esa audiencia que tendrá simples paseantes o comunidad argentina residente en Nueva York, con esa mezcla de glamour neoyorquino y verbena que garantiza siempre el espectáculo diurno en el pulmón de Manhattan, reconoce: “No planteo el show como si hay nostálgicos argentinos o no. Me interesa transmitir algo”.

La personalidad de Vicentico, al margen de Los Fabulosos Cadillacs, se reveló como algo más romántica, con temas como la versión de “Paisaje”, de Franco Simone, o “No te apartes de mí”, aunque él reivindica que sus discos completos esconden muchas más facetas que la de las baladas que más han trascendido.

“Para mí cada canción es un planeta”, afirma quien ganó un Grammy Latino a la mejor canción rock con “Creo que me enamoré” y quien resume: “El amor me interesaba también antes en todas sus facetas. Pero ese amor que tiene una parte oscura y una parte luminosa. Eso sí me interesa”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí