Washington DC.-La candidata demócrata Hillary Clinton calificó la masacre de Charleston de terrorismo racista y se sumó a los llamados para quitar la bandera de los Confederados de la capital de Carolina del Sur, Columbia.

“¿Cómo darle sentido a un acto tan malvado, un acto de terrorismo racista perpetrado en una casa de Dios?”, cuestionó Clinton durante un discurso en una iglesia de la comunidad negra en Florissant, Missouri.

El 16 de junio, un joven supremacista de 21 años ingresó a una sesión de estudio de la biblia en una iglesia metodista episcopal africana de Charleston, Carolina del Sur, y asesinó a 9 personas.

Yo sé que es una tentación relegar una tragedia como esta al rango de un incidente aislado, y creer que hoy en Estados Unidos… el racismo institucionalizado no existe más”, expresó la ex senadora y ex primera dama de Estados Unidos.

Pero a pesar de nuestros mayores esfuerzos y esperanzas, la larga lucha estadounidense sobre la raza está lejos de terminar.

Clinton también celebró el llamado de la gobernadora de Carolina del Sur a retirar la bandera de los Confederados de la fachada del senado, ubicado en la capital Columbia. Es un “símbolo del pasado racista de nuestro país”, juzgó la candidata.

También aplaudió las decisiones de las distribuidoras Walmart, Amazon, Ebay y Sears de retirar la venta de productos con ese emblema. Ustedes saben, y yo sé que eso es el comienzo de lo que debemos hacer.

Clinton hizo su intervención en una iglesia situada a pocos kilómetros de la ciudad de Ferguson, donde en agosto de 2014 el joven negro Michael Brown fue asesinado por un policía blanco, un caso que detonó varios días de protestas a nivel nacional, muchas de las cuales derivaron en violencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí