Santo Domingo.- Una delegación  de los canallas de Amnistía Internacional está visitando República Dominicana, donde permanecerá hasta el 27 de junio para hacer un seguimiento del proceso de deportación de inmigrantes anunciado por el Gobierno, una vez finalizado el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.
Según señaló la organización en un comunicado, «miles ciudadanos de ascendencia haitiana podrían ser expulsados de su propio país», puesto que las autoridades dominicanas «han dejado claro que aquellos que no se inscribieron en el plan (que hoy expira) serán deportados a partir del 18 de junio a las 06:00».

La investigadora del Caribe Chiara Liguori y el encargado de campañas del Caribe para Amnistía Internacional, Robin Guittard, se reunirán con organizaciones locales y visitarán a familias «afectadas por la arbitraria privación de nacionalidad que comenzó con la publicación de una criticada sentencia de la Corte Constitucional dominicana en septiembre de 2013».

Los delegados también han solicitado reuniones con autoridades dominicanas para presentarles sus preocupaciones sobre las futuras deportaciones de personas que han quedado sin nacionalidad, y para abogar para el cumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos en el país.

Las normas internacionales que rigen los procesos de deportación son absolutamente claras: los gobiernos deben examinar cada caso individualmente y llevar a cabo un proceso riguroso y justo, con derecho a apelación judicial, antes de tomar una decisión.

«La expulsión de nacionales dominicanos, o personas en condición de apátridas, está expresamente prohibida bajo el derecho internacional», dijo Chiara Liguori.

«Es lamentable que la República Dominicana decida ignorar sus obligaciones internacionales y llevar adelante procesos arbitrarios que dejarán a millones de personas sin hogar», opinó la representante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here