Bagdad.- Reportes indican que unas 60 extranjeros con intención de perpetrar atentados suicidas entran en Irak cada mes, indicó el primer ministro Haider Al-Abadi, que pidió a los países de la región frenar la afluencia de combatientes extranjeros.

Los kamikazes son una de las armas más mortales utilizadas por el Estado Islámico. El grupo yihadista coloca a estos terroristas al frente de automóviles cargados de explosivos, dirigidos contra las posiciones de las fuerzas de seguridad iraquíes o contra zonas muy transitadas, para poder causar así un gran número de víctimas.

El número de combatientes extranjeros en Irak es ahora mayor que el número de iraquíes miembros del EI, según Abadi. Los kamikazes “vienen de todos los países” de la región.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí