Santo Domingo.- El ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, visitó las comunidades Sombrero y Sainaguá, Baní y San Cristóbal, para evaluar el desarrollo de dos proyectos culturales que se ejecutan allí con el apoyo financiero de su Ministerio.

Según informó hoy la institución en un comunicado, el funcionario evaluó los resultados obtenidos en ambos proyectos, que son parte de más de 300 iniciativas similares aprobadas durante dos consultas emprendidas por el Ministerio de Cultura en 2013 y 2014, conocidas como Convocatoria Nacional de Proyectos Culturales.

La primera visita fue la comunidad de Villa Sombrero, de Baní, donde la gestora cultural Josefa Margarita Peña dirige el proyecto denominado “Escuela Taller de Muñeca de Trapo” junto a la coordinadora Rosa de Peña, quienes explicaron al ministro que su objetivo es rescatar la tradición olvidada.

En ese lugar, unas 36 personas participan en talleres en los que aprenden a fabricar las muñecas de trapo, tarea con la que, además, logran sus medios de subsistencia.

La muñeca de trapo era una tradición que llevaba alrededor de veinte años en el olvido, y que ahora se ha retomado gracias a la convocatoria de los Proyectos Culturales.

Desde el inicio del taller, se han confeccionado una gran variedad de muñecas, que se han exhibido en ferias artesanales celebradas en varios condados de Estados Unidos, así como en Puerto Rico, además de presentarse en el marco de la XVII Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2015.

Tras compartir impresiones con los participantes en el taller, el ministro de Cultura habló sobre la importancia de comercializar y promocionar la obra en el ámbito turístico, con el fin de dar a conocer la tradición artesanal de la comunidad a los visitantes extranjeros.

En su visita la comunidad de Sainagua, San Cristóbal, Rodríguez, observó los resultados del proyecto “Para que regrese mi diablo cojuelo”, puesto en marcha por el gestor y cuyo objetivo es sentar las bases para la recuperación del diablo cojuelo tradicional y distintivo del carnaval de San Cristóbal.

“La ausencia de diablo cojuelo tradicional de San Cristóbal empobrece la diversidad de personajes, también limita la participación popular y debilita la identidad de población como expresión carnavalesca”.

Se trata de 10 talleres, completamente gratuitos donde 37 niños en edades de 6 a 15 años, y un adulto confeccionan la mascara tradicional y los disfraces, en dos etapas.

El ministro valoró la puesta en marcha del proyecto, destacando la participación de la comunidad en la actividad, y destacó, al igual que en su visita anterior, sobre la importancia de promocionar sus obras en el mercado artesanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí