Javier Herrero

Madrid (EFE).- Después de visitar la última discoteca “after hours”, concluye una noche en la que el baile ha jugado un papel liberador. Surge la pasión y, para Cycle, entonces no hay mejor acompañamiento musical que su último álbum, “Dance all over”, con el que el martes retornan al mercado tras años de silencio.

“Es un disco muy de atardecer o de amanecer, para hacer el amor de ‘after'”, opina David Kano, líder, cerebro y productor de este grupo madrileño que comenzó a darse a conocer hace una década fusionando electrónica y rock con temas como “Confusion!!!”.

Su tercer disco de estudio, de nuevo al abrigo de Subterfuge Records, arranca con una “intro” en la que un supuesto locutor (en realidad, el cantante de la banda, Luke Donovan, que retorna al conjunto tras residir un tiempo en La India) recibe una petición de una oyente (la presentadora y actriz Alyson Eckmann): “Todo lo que escucho me aburre, ¡busco música que me haga bailar!”, reclama.

“El punto de partida en la composición fue imaginarse en medio de un festival como parte del público. Otros discos tenían un punto más dramático, con música más densa, pero este es más luminoso, porque el fin es pasarlo bien bailando, con un mensaje bastante positivo”, explica Kano.

Ese mensaje queda evidenciado desde la portada, obra del fotógrafo Natxo Bassols, que tomó en Mallorca una imagen de hedonismo liberador para “romper la tendencia a la agresividad, el canalleo y los peligros de la nocturnidad” reflejados en lanzamientos anteriores.

Algunos de esos ejemplos son tan cercanos como el EP previo “Be the one”, tema incluido en este álbum e ilustrado por Alberto García-Alix con una de las prostitutas más célebres del barrio de Malasaña como protagonista, La Pili, en un “homenaje a los superhéroes de barrio”.

En su intento por evangelizar al mundo en torno a las virtudes del baile, “actualizan” su sonido de siempre introduciendo elementos del “french touch” (música electrónica producida por artistas franceses como Air, los primeros Daft Punk o Motorbass).

“Nuestro sonido ya es en sí una corriente”, considera Kano, quien asegura que en ningún momento se planteó dirigir la producción “a algo que esté de moda”.

Han tardado cuatro años en lanzar material inédito desde el “desastre” de “Stripped” (2011, PIAS), porque, según asevera, “no tenían nada que decir”.

“Desde el primer disco -“Weak on the rocks”, 2005- tuvimos la oportunidad de sacar álbumes como churros, como hacen otros, pero es algo de lo que yo siempre he renegado”, añade al respecto.

La excusa esta vez fue, por un lado, el retorno de Donovan a sus filas, consolidando así los “cuatro pilares fundamentales” del grupo. “La China Patino aporta sensualidad y equilibrio; Luke, la rabia y la ternura en sus letras; Juanjo Reig, el rugido de la guitarra, la tensión”, enumera Kano, que se encarga de la producción y bases.

Por otro lado, las canciones empezaron a brotar casi solas a partir de la inaugural “Saturday girl”.

“Las raíces de los temas surgieron en una sola noche. Tenemos una manera de componer muy rápida y esta vez ha sido además muy orgánica, no como en otros discos, en los que hubo que forzar las canciones para que salieran”, explica.

No oculta su satisfacción por los resultados y por la colaboración de uno de sus ídolos, la poetisa y compositora británica Anne Clark, precursora del estilo “spoken word” en los años 80.

“Compusimos un trozo de canción que veía para Clark por el punto de vista dramático. Me costó acceder a ella, pero cuando escuchó el tema, dijo que sí enseguida. Ahora es superfan de Cycle”, recuerda orgulloso.

Puede que no transcurra mucho tiempo antes de que vuelvan al estudio de grabación, ya que dejaron fuera los cortes más roqueros y no descartan publicar un álbum con ellos, pero totalmente eléctrico, “sin nada de electrónica”.

El 17 de abril comienza su periplo por salas españolas con un concierto en la barcelonesa Razzmatazz, a la que seguirán más citas importantes como la de Ochoymedio en Madrid el 25 de abril o, ya en julio, el festival Weekend Beach de Torre del Mar (Málaga). EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí