Puerto Príncipe, (EFE).- El Presidente de la República de Haiti, Michel Joseph Martelly, se mostró “profundamente entristecido” por la muerte de 21 compatriotas en un naufragio ocurrido en la costa en el Norte del país.

A través de un comunicado, el mandatario expresó su “profundo pesar” tras el hundimiento, en la en la madrugada del miércoles al jueves, de una embarcación improvisada procedente de la localidad de Nan Bak, Borgne Común (departamento Norte), en el que fallecieron 21 personas.

El Jefe de Estado, en nombre de todo el Gobierno, envió su “más sentido pésame a los familiares y amigos de las víctimas de este desastre”.

Asimismo, Martelly lamentó que algunos compatriotas sigan “arriesgando sus vidas en alta mar para llegar a territorios extranjeros”, y aseguró que está “decidido a continuar la lucha en curso para brindar mejores condiciones de vida al pueblo haitiano”.

Los ocupantes de la embarcación siniestrada había pagado por un viaje clandestino a la isla Providenciales, en el archipiélago Turcas y Caicos, océano Atlántico, una actividad frecuente entre haitianos que viven en extrema pobreza y viajan como inmigrantes ilegales a las islas a las que se dirigían o a la Bahamas.

El grupo partió entorno a la medianoche pero, durante la travesía, se vieron obligados a dar la vuelta debido a las malas condiciones meteorológicas, aunque no lograron alcanzar la costa haitiana.

A lo largo de la tarde de ayer, los cuerpos de los fallecidos, arrastrados por la marea, fueron apareciendo en las orillas de la localidad norteña de Nan Bak, Borgne Común, al oeste de Cabo Haitiano, la segunda ciudad del país.

Los supervivientes del naufragio, una docena de personas, recibieron atención médica por parte de miembros de Defensa civil haitiana. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí